Información sobre vivienda y economía

Las dos Españas: las capitales tiran del mercado inmobiliario mientras los precios bajan en el resto del país

Autor: Redacción

Las dos Españas vuelven a ser una realidad, al menos en lo que al mercado inmobiliario se refiere. Según los datos de idealista, las capitales de provincia españolas constituyen un mercado más dinámico y ascendente en lo respectivo a precios que el conjunto del mercado nacional.

La tendencia que marca el índice idealista inmo50, que mide la evolución del precio de la vivienda de segunda mano pero únicamente utilizando las capitales de provincia como universo de muestra, señala que esta tendencia bajista terminó a finales de 2015, y el mercado se encuentra en una fase ascendente. De hecho, los datos mostraban en noviembre de 2016 un incremento interanual del 1,7%.

El último informe de precios publicado en el mes de noviembre por idealista, en cambio, muestra que el precio de la vivienda de segunda mano cayó un 4,3% interanual en el conjunto de España, en una tónica de caídas de la que no se ha recuperado en los últimos años.

A pesar de que históricamente los mercados capitalinos y el conjunto nacional no han tenido un comportamiento exacto, sí que han mantenido una tendencia común. O por lo menos así fue hasta el segundo trimestre de 2015, cuando las capitales comenzaron a incrementar sus precios pero el mercado español vivió una nueva caída.

A partir de ese punto, ambos mercados han comenzado un proceso de divergencia, que está provocando que las diferencias entre ambas tasas de variación se estén disparando. Si en julio de 2015 estaban prácticamente a la par (las capitales marcaban una mínima caída del 0,6%, mientras que el mercado español caía un 1,2%), pero en el mes de noviembre de 2016 la diferencia ha alcanzado su máximo, llegando a ser de 6 puntos porcentuales.

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, "las dos velocidades de la normalización del mercado, un concepto en el que en idealista venimos insistiendo en los últimos años, es una realidad y muestra con estos datos su cara más realista".

Según Encinar, "el estudio pone de manifiesto que los mercados que generan más interés y cuentan con una demanda solvente ya experimentan subidas de precio, mientras que otras áreas, rurales en su mayoría, no consiguen suscitar el interés de la demanda y están obligados a continuar bajando precios para conseguir cerrar operaciones".