Información sobre vivienda y economía

Consejos para una mudanza perfecta (y ahorrarte dinero)

Autor: Redacción

El verano suele ser una buena época para los cambios, y entre ellos suele surgir el de alquilar o comprar una vivienda. Si estás pensando en mudarte, te proponemos una serie de consejos para evitar los agobios y además ahorrarte algo de dinero. Desde aprovechar al máximo el dicho ‘Hazlo tú mismo’ hasta desprenderte de los realmente innecesario. Y no te olvides de hacer un contrato, olvídate de hacerlo en ‘negro’.

  • Lo primero de todo para hacerte una idea de lo que te va a costar la mudanza es calcular su coste. Sobre todo va a depender del tipo de objetos que vayas a trasladar, si vas a embalar tú o contratar que lo hagan, cuántos operarios van a hacer falta o la distancia que hay que recorrer, entre otros. Según el blog de Bankia, puede ir desde los 400 euros para el volumen que se puede transportar para un piso de hasta 50 m2, a los 800 euros por un piso de 70 a 90 m2 y hasta superar los 2.000 euros por el cambio de una casa grande.
  • Siempre hay que pedir presupuesto a varias empresas para cotejar y comparar precios. Y todas las dudas y cuestiones deben quedar especificadas en el contrato. Más vale hacerlo todo por los canales adecuados y no encontrarte con sorpresas a posteriori cuando, por ejemplo, te toque, reclamar por algún objeto roto durante la mudanza. Cuando vayas a pagar, mejor hacerlo con factura. Lo normal es pagar una vez realizado el servicio.
  • Por otro lado, intenta hacer lo que puedas por tus propios medios. Deja los grandes objetos, sofás, nevera, lavadora para el camión de mudanzas. Si tienes coche, puedes trasladar cosas por tu mismo, o puedes alquilar una furgoneta. No seas rácano e invita a tus amigos a comer al nuevo barrio a cambio de una mano durante la mudanza. Pero, ¿dónde conseguir las cajas? Seguro que el super de debajo de tu casa o en la tienda de ultramarinos podrás recoger algunas.
  • Mientras estás haciendo las maletas y las cajas te vas a dar cuenta de que tienes más cosas de las que pensabas y en un pequeño síndrome de Diógenes, has guardado más de lo necesario. Aplica los criterios de la famosa blogera Marie Kondo y deshazte de lo que no necesites. Véndelo por Wallapop, dónalo o tíralo al punto limpio de tu zona, pero no vuelvas a cargar con ellos en tu nueva casa.
  • Y, por último, aunque no sea lo más pesado físicamente, puede ser lo que más quebraderos de cabeza te puede dar. No te olvides del papeleo. Haz una lista de los servicios contratados en la casa de la que te vas para darlos de baja y otro para lo que tienes que hacer para darte de alta. Entre ellos, empadronarte y cambiarte de médico al nuevo centro de salud. Cambio en el titular del contrato de luz, gas o agua. Y no te olvides de los seguros.

Con un poco de organización, saldrás vivo de tu mudanza.