Información sobre vivienda y economía

5 reformas económicas para dar un lavado de cara a tu hogar

Autor: Redacción

Artículo escrito por Sandra Barañano, directora técnica de Cuida Tu Casa

La palabra reforma se suele asociar a un alto nivel de gasto, en vez de concebirse como una inversión con retorno en términos de bienestar y de calidad de vida. En cualquier caso, existen maneras de cambiar aspectos dentro de los hogares para mejorar su estética y confort sin la obligación de tener que hacer un gran desembolso. Por ello, desde Cuida Tu Casa queremos recomendaros cinco reformas prácticas y baratas para darle un lavado de cara al hogar sin que la cartera se resienta más de lo debido.

Una mano de pintura

Cambiando el color a las paredes o repintándolas para que vuelvan a tener más vida conseguiremos dar otro aire a las habitaciones, no sólo a nivel estético, sino que podremos aprovechar para aplicar el tipo de pintura más adecuada para contrarrestar los riesgos de cada hogar.

Si, por ejemplo, nuestra casa es propensa a la aparición de humedades y moho, debemos barajar la opción de utilizar pinturas antihumedades, pensadas específicamente para contrarrestar estas molestas manchas que aparecen con mayor frecuencia en cocinas, baños y habitaciones orientadas al Norte. No obstante, si se tiene una humedad no vale con taparla, sino que se debe solucionar el problema antes de pintar.

Por otro lado, se puede aprovechar para utilizar pintura hecha a base de materiales naturales, ecológicos y que respetan el medio ambiente. Se trata de un tipo de material algo más caro, pero que termina siendo un ahorro a largo plazo gracias a su resistencia y facilidad de limpieza.

Además de mejorar la calidad del aire interior de la vivienda y por ende el bienestar de los que la habitan.

Por último, también se puede conseguir mayor confort lumínico y sensación de amplitud si elegimos colores claros para esas estancias donde tenemos poca iluminación natural y se necesite.

Descubre el aislamiento

Aislar las paredes y los suelos proporciona beneficios desde el punto de vista del ahorro energético y de mejora de la calidad y confort en la vivienda. Las diferentes soluciones de aislamiento mejoran el rendimiento térmico y acústico de los hogares, pero cuentan con el inconveniente de que su implementación es más eficiente cuando estamos llevando a cabo una reforma más completa, cambiando o mejorando toda la envolvente si fuera necesario.

Dale un nuevo aire cambiando las ventanas

Las ventanas son una parte clave de los hogares. Dotan de luz natural a las habitaciones y ayudan a ventilar y a airearlas. Además, con una buena elección de los materiales, sin disparar el precio, cambiar las ventanas ayudará en gran medida a mejorar aspectos como el aislamiento térmico y acústico.

Materiales como la madera son económicos y dan un gran resultado, pero requieren de mantenimiento. Igualmente, las ventanas PVC son de las más populares por su fácil instalación, resistencia y como material aislante, junto con las de aluminio, que son de fácil instalación, resistentes y con posibilidad de marco reducido. En definitiva, sustituir las ventanas dará un nuevo aire a la casa, aportando valor estético y mayor confort.

Además de los materiales es importante que tengamos en cuenta el tipo de cierre, puesto que las abatibles suelen conseguir mayores ahorros gracias a su cierre más hermético que las correderas por ejemplo. O a los tipos de vidrio, ya que siempre conseguiremos mejores resultados con vidrios dobles y/o laminares; pero habrá que estudiar qué nos interesa más en función de cada situación.

Nuevo look a los baños

Los baños, junto con las cocinas, es uno de los espacios que más se remodelan. Sin embargo, no es necesario gastarse mucho dinero para actualizarlos, pudiéndose optar por revestir suelos y paredes con losas de vinilo y recubrimientos de suelo autoadhesivos. Además, otra opción es pintar directamente los azulejos con pintura antihumedad.

Se trata de soluciones cómodas de implementar y económicas que ayudan a darle un nuevo look a los baños.

Llena la casa de luz

La iluminación interior es un aspecto muy importante en los hogares. No todos gozan de una iluminación natural adecuada, por lo que la luz artificial cobra una gran importancia. En general, para las habitaciones de descanso se recomienda una luz cálida, mientras que para aquellas más destinadas al estudio u otro tipo de actividades para las que se necesita concentración se prefiere una iluminación más fría.

Para aportar nueva luz al hogar sin tener que cambiar por completo la instalación eléctrica de la casa, se puede optar por sustituir las bombillas por halógenos o unas de bajo consumo o LED. Además, otra mejora que puede ayudar a renovar la vivienda es la instalación de reguladores de luz, lo que permite crear diferentes ambientes matizando la potencia de las bombillas.

Queda, por tanto, claro que a la hora de acometer una pequeña reforma en casa no es necesario hacer una gran inversión, además de que para renovar los hogares tampoco es condición sine qua non hacer una reforma integral, vale con pequeñas obras que bien planificadas y estructuradas mejoren el confort y bienestar.