Información sobre vivienda y economía

El certificado energético se renueva para cumplir con Europa: estos son los cambios

Las viviendas vacacionales y otra tipología de edificios, como colegios, hospitales, deportivos u oficinas deberán contar con el CEE

Unsplash
Unsplash
Autor: Juanjo Bueno

El reto de la descarbonización del parque edificado a 2050 y la necesidad de adecuar la normativa a los objetivos marcados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (2021-20130) y en el Plan de Recuperación que urge a renovar los edificios con criterios energéticos, ha motivado un cambio sobre el procedimiento para la certificación de la eficiencia energética (CEE) de los inmuebles.

Y es que, pese al desconocimiento de este documento (sólo el 51% de la población lo conoce, según un informe del Consejo General de la Arquitectura Técnica), el CEE es determinante para alcanzar los objetivos de rehabilitación.

Para Dolores Huerta, directora general de Green Building Council España (GBce), “es el indicador más claro que se utiliza en toda Europa y en España para determinar desde el conocimiento que se tiene de la eficiencia energética del edificio hasta las ayudas a las que se puede optar. Ahora mismo es la vara de medir que tenemos”.

La nueva norma, aprobada recientemente por el Gobierno, actualiza las obligaciones de los promotores y los propietarios de edificios en cuanto a las características técnicas que deben cumplir los inmuebles en materia de certificación energética, tanto en proyectos como en obras finalizadas.

Hasta el momento, la obligación de presentar el CEE quedaba limitado a viviendas habituales y locales. Ahora se amplía a aquellas construcciones con una superficie útil total superior a 500 m2 y destinadas a otros usos. “En cuanto a su efectividad, hay dos modificaciones fundamentales, la ampliación de los edificios que estarán obligados a realizar el CEE, incluyendo ahora las viviendas vacacionales y otra tipología de edificios, como colegios, hospitales, deportivos, oficinas, etc., y la obligatoriedad de su publicación, no solo para los propietarios, sino también para los agentes inmobiliarios”, explica Juan López-Asiain, responsable del Gabinete Técnico del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE).

Una de las principales críticas del sector es la falta de credibilidad que tiene el Certificado debido a la dificultad para verificar la calidad de las certificaciones. Para mejorar la transparencia, el Gobierno creará un nuevo Registro Administrativo Centralizado de informes de evaluación energética, que recogerá la información remitida por las comunidades autónomas en esta materia. “Se va a crear un registro, espero que público y nacional, con todos los certificados que actualmente recogen las comunidades autónomas, y esto va a permitir tener un conocimiento más claro y transparente de cómo se comporta y cómo evoluciona el parque edificado. Si, además, ese CEE evoluciona hacia el libro digital del edificio o hacia el pasaporte energético del inmueble, seguirá complementando funciones, siempre y cuando sean digitales. Y esto contribuye a la digitalización del sector, lo cual siempre es positivo para seguir avanzando”, aclara Dolores Huerta.

Y es que, el certificado energético desempeña un papel estratégico en la mejora de la calidad de la información energética y la valoración de su rendimiento, elementos clave para evaluar la toma de decisiones que afecten al edificio. Para la arquitecta y directora editorial y de desarrollo de Grupo Tecma Red, Inés Leal, “el CEE será una de las herramientas clave para poder alcanzar los objetivos de rehabilitación mediante los fondos europeos dirigidos a este fin. Hay que considerar que para acceder a cualquier tipo de subvención o desgravación fiscal para la rehabilitación energética de los edificios existentes se deberá certificar dicha mejora y qué mejor que el CEE, un mecanismo ya establecido, que con el incremento de su calidad planteado en este Real Decreto cobrará gran protagonismo en los próximos años”.

La nueva norma distingue entre certificación de eficiencia energética de proyecto y de obra terminada, al tiempo que reduce el periodo de validez de los certificados de peor calificación energética. Esto es, el CEE seguirá teniendo una validez de 10 años excepto en aquellos supuestos en los que la calificación energética del inmueble sea una G, en cuyo caso tendrá una validez de 5 años (esto supone aproximadamente el 18% de las viviendas, según el informe de la Rehabilitación Energética del CGATE). Una medida que Leal califica de “acertada”, pues “con esta reducción de plazo de validez se penaliza una mala calificación y a la vez se controla la evolución de la mejora de la eficiencia energética, si la hubiese, en un plazo más corto”.

Asimismo, los edificios que deban pasar obligatoriamente la Inspección Técnica del Edificio (ITE) y tengan que realizar rehabilitaciones energéticas en los próximos años también estarán obligados a disponer del CEE.

“La ITE es una reglamentación que corresponde a cada municipio, pero es habitual que estén obligados a pasarla los edificios de más de 30 años y que tengan que renovarla cada 10; esta será entonces la misma carencia con la que tendrán que hacer el CEE. Podemos estar hablando de unos 6 millones de edificios que en los próximos 10 años se vean obligados a realizar esta inspección y por ende el certificado”, afirma López-Asiain.

También el Real Decreto regula las visitas presenciales de los técnicos competentes, que deberán revisar al menos una vez cada edificio para verificar las condiciones de eficiencia energética antes de emitir el certificado. “Probablemente se incremente el precio de los CEE, pero asegurará que el documento tiene visos de realidad, aumentará su calidad y, por tanto, la aceptación por parte del ciudadano, que entenderá mejor para qué sirve y cómo puede sacarle el máximo partido”, cree la directora general de GBCe.

De la misma opinión es Juan López-Asiain: “Hay que erradicar los certificados hechos telefónicamente por técnicos poco competentes o incluso, en algunos casos, por personas sin formación específica en edificación. Es necesario generar CEE de calidad, realizados por técnicos colegiados y competentes en edificación, y por supuesto hay que visitar los inmuebles, no se puede hacer de otra manera”.

Este nuevo procedimiento para la certificación de la eficiencia energética de las viviendas y los edificios mejorará la imagen del CEE y favorecerá la aceptación del ciudadano, gracias, además, a otras iniciativas capaces de hacer más comprensible el Certificado, como la calculadora energética desarrollada por el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España.

Publicidad

Consigue ahora tu certificado energético con idealista

Solicítanoslo y en menos de 24h laborables un técnico te llamará para fijar una cita y visitar tu inmueble. En 48h laborables después de la visita, recibirás el certificado. Seguro, fácil y rápido.

Solicita tu certificado energético