Información sobre vivienda y economía

Los sibaritas de la obra nueva urbana 

Lucas Fox
Lucas Fox

Es un hecho que las ventas de viviendas nuevas han aumentado en España, en los últimos meses. Y si bien todavía estamos lejos de las cifras de 2007, sí se puede certificar que la obra nueva está experimentando un repunte que, en la andadura que llevamos de 2019, mi equipo y yo estamos viviendo con intensidad, sobre todo en Barcelona, pero también en Madrid, Ibiza o Marbella. 

Pero atención, aquí va un aviso para promotores. Tanto si se trata de apetito inversor como si hablamos de compradores de primera o segunda residencia, el cliente interesado en adquirir obra nueva de lujo no se conforma con un producto inmobiliario sin más. 

Ya no se trata sólo de una buena ubicación, de una buena orientación, de estar en un barrio seguro o de tener cerca buenos servicios y una buena oferta de ocio y cultura. El comprador de obra nueva de 2019 quiere contar con una plétora de servicios: conserjería, spa, gimnasio, piscina climatizada, seguridad 24h, salas de reuniones, etc.  

A la vez, el comprador suele tener una mayor sensibilidad por el medio ambiente y demanda que la casa que adquiere sea sostenible y tenga un bajo consumo energético. La mayor demanda que hemos presenciado en los desarrollos sostenibles son la prueba irrefutable de cómo impera una mentalidad ‘eco-friendly’. 

Paso a la juventud 

¿Quiénes son estos nuevos compradores, tan urbanitas y, a la vez, tan exigentes con los servicios, la accesibilidad y la inmediatez?  

Hay de todo, por supuesto: familias, personas de mediana edad o incluso de tercera edad. 

Pero también estamos hablando de una nueva generación que accede ahora al mercado y se integra en el flujo de la compra de propiedades: esos ‘millennials’ entre los veinte y largos y la treintena mediada, que han ganado dinero con empresas de nueva creación, mayormente tecnológicas, o trabajan en el ámbito de las finanzas o en la industria del entretenimiento.  

No quieren coger el coche o la moto para ir a cenar, a tomar algo, a entrenarse o al teatro. Quieren flexibilidad para trabajar desde su casa y, para ellos, no hay separación entre espacios de ocio y de negocio, la oficina sirve para reunirse y poco más. Exigen vivir rodeados de una variedad y accesibilidad las 24 horas del día, los siete días a la semana. Algo que sólo las mejores ubicaciones de las grandes ciudades pueden proporcionar. 

Se trata, además, de un perfil que se está notando en los mercados inmobiliarios de las principales grandes ciudades: Londres, Berlín, Miami, Los Ángeles o Nueva York están siendo sacudidas por la tendencia de desarrollar casas y edificios con los mejores servicios e instalaciones, sin perder la óptica del respeto medioambiental. 

Este perfil joven se suma a una tendencia que vivimos con una cierta excitación y es que, ante las dificultades que conlleva satisfacer exigencias elevadas, ante los recursos que se requieren para contentar al cliente más sibarita, uno, inevitablemente, se crece. 

¡Hola! Soy Alexander Vaughan, abogado británico y uno de los co-fundadores de la inmobiliaria de lujo Lucas Fox. Son tiempos interesantes para el sector inmobiliario español, con varios indicadores positivos, un importante nivel de demanda tanto nacional como internacional y la creciente importancia de España en el escenario de inversión global.

Etiquetas
Lucas Fox