Información sobre vivienda y economía

Barcelona se acerca a ‘Madrid Central’: multará con hasta 1.800 euros a los vehículos más contaminantes

Mapa de Barcelona
Autor: Redacción

La Barcelona de Ada Colau se acerca un poco más a capital y su proyecto Madrid Central. El ayuntamiento de la ciudad quiere prohibir la circulación de los vehículos más contaminantes durante los días laborables a partir del primer día del año 2020 para mejorar la calidad del aire y la salud pública de sus ciudadanos.

Colau ha anunciado una propuesta de ordenanza municipal que permitiría poner en marcha el 1 de enero una zona de Bajas Emisiones (ZBE) en la capital catalana, coincidiendo con el decreto de situación de emergencia climática en Barcelona.

La primera zona que se activará será la del ámbito Rondas de Barcelona el próximo 1 de enero. La aplicación comportará que los coches que no tengan la etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT), los más contaminantes, no podrán circular por dentro de la ciudad de 7:00 horas hasta las 20:00 horas. Durante la noche, los fines de semana y los festivos, la circulación no estará restringida.

Esta norma, de momento, se limitará a aquellos vehículos a los que no les corresponde la etiqueta medioambiental de la DGT, es decir, coches con motor de gasolina anteriores al año 2000 no cumplidores con Euro 3 y los diésel anteriores al año 2006 y no cumplidores con Euro 4. No obstante, estos vehículos contaminantes tendrán el permiso de circular 10 días al año y, en el caso de tener un uso profesional, una moratoria hasta 2021.

La alcaldesa ha lanzado también un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía y ha subrayado que “están previstas todas las situaciones” y que por eso en los tres primeros meses se notificarán las infracciones pero no se impondrán sanciones y todos podrán utilizar su vehículo 10 días laborables al año. Eso sí, a partir de abril las multas irán desde los 200 euros hasta los 1.800 euros.

El objetivo de esta medida es reducir en los próximos 15 años un 30% de las emisiones a la atmósfera de contaminantes de efecto local, principalmente el dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas de entre 2,5 y 10 micrometros (PM10).

El último informe de evaluación de la calidad del aire de la agencia de Salud Pública de Barcelona cifra en más de 350 las muertes por un exceso de contaminación 2018 en la ciudad. Por ello, la ciudad será la primera del estado en aplicar esta medida en todo su territorio, medida que ya funciona en ciudades como Londres, Berlín, Ámsterdam o Roma.