Información sobre vivienda y economía

La indemnización por despido pasa “por caja” en el IRPF con la reforma fiscal

Autor: @javierpicazo

Si a partir de ahora te despiden en tu empresa y tenías un sueldo equivalente a 20.000 euros anuales te va a tocar tributarlo en el IRPF. Eso es lo que ha aprobado el gobierno como una de las medidas de su reforma fiscal de aplicación inmediata. Una fórmula que pretende acabar con una situación actual "distorsionante" relacionada con las compensaciones por despidos, pero que supone un varapalo doble para los que ingresen en las listas del inem. Los expertos del despacho de abogados 'cuatrecasas, gonçalves pereira' nos lo explican en exclusiva a idealista news

La fecha de entrada en vigor de esta ley es el 20 de junio, lo que quiere decir que desde ahora el despido ya tributa siempre que la indemnización supere los 2.000 euros por año trabajado. Todo en el objetivo de “recuperar la equidad”, dejando exentos a los sueldos medios-bajos y haciendo tributar a aquellas indemnizaciones importantes. Hasta la fecha, los despidos siempre habían quedado exentos de tributación

“el anteproyecto de ley de reforma del IRPF revisa la exención aplicable a las indemnizaciones por cese o despido, de forma que para las indemnizaciones legales producidas del 20 de junio de 2014 en adelante, la exención se limita a 2.000 euros por cada año de servicio prestado que se compute a efectos de determinar la cuantía de la indemnización obligatoria", tal y como detalla a idealista news Ana campos, asociada cuatrecasas, gonçalves pereira

La ley afectará a todo tipo de despidos, tanto los individuales como los que formen parte de despidos colectivos o procesos de regulación de empleo aprobados antes de la fecha de aplicación

Tal y como apunta la asociada del despacho, seguirán beneficiándose de la exención fiscal tanto "las indemnizaciones por despidos o ceses producidos con anterioridad a la fecha anunciada" como las indemnizaciones por las extinciones que se produzcan a partir de la misma fecha (20 de julio) pero deriven de un expediente de regulación de empleo aprobado o de un despido colectivo comunicado a la autoridad laboral con anterioridad a dicha fecha”. Es decir, siempre y cuando el despido se haya formalizado antes de la fecha del gobierno y a pesar de que se haga efectivo después

Por su parte, si te han despedido y tu sueldo era de 30.000 euros al año (con una indemnización de cerca de 2.700 euros por año trabajado) tampoco te va a tocar tributar mucho, ya que la exención es del 72,72%. Pero el gran escalón llega si tu sueldo es de 40.000 euros anuales, ya que en ese caso la exención de impuestos baja hasta el 54,55%, y así hasta el máximo de indemnizaciones que superen los 13.750 euros por año trabajado, que contarán solo con un 14,54% de exención