Información sobre vivienda y economía

Los pisos en Irlanda han bajado un 50%, ¿Ocurrirá lo mismo en España?

Autor: equipo

Muchos analistas de la city de londres creen que el ajuste del ladrillo español debe acercarse a los niveles de Irlanda, lo que generará varios años más de caídas de precios, un aumento de los impagos de hipotecas y fuertes pérdidas a los bancos. La alta tasa de paro en España, el incremento de la morosidad y el número de pisos son los argumentos esgrimidos por los expertos para augurar más rebajas en el valor de las viviendas

Jpmorgan considera que “el desarrollo de los acontecimientos en el mercado residencial irlandés pone de manifiesto el alcance del empeoramiento que puede sufrir España”. Para sostener esta comparación, el banco estadounidense utiliza el dato de desempleo, del que depende en parte la compraventa de viviendas. Jpmorgan estima que el paro puede llegar en España al 30%, el doble que en Irlanda “aunque es impredecible saber si el escenario español será igual que el irlandés, como mínimo hay que esperar que la morosidad se incremente significativamente desde los niveles actuales conforme los subsidios se vayan acabando para los parados de más duración”

Por su parte, la inmobiliaria británica grosvenor explica que es útil mirar a Irlanda para calcular la duración del colapso inmobiliario español y advierte de que éste podría prolongarse "hasta el final de esta década”. En este sentido, considera que los precios en España pueden caer un 50%. “En Irlanda, los precios cayeron un 47% entre septiembre de 2007 y diciembre de 2011. La economía española va a seguir contrayéndose hasta 2014 y anteriormente le costó doce años reducir el paro del 24,1% al 8,3%”, asevera la firma

No obstante, algunos analistas creen que hay elementos que diferencian ambos países y no permiten realizar esa comparación. El subsidio de paro en España es más generoso que los 188 euros semanales que reciben los desempleados irlandeses, evitando un gran aumento de la morosidad. Y la euforia del ladrillo en la isla fue más fuerte que en España durante los años previos a la crisis, lo que hace más difícil la digestión.

Otro factor que justifica la similitud es el número de propiedades sin vender. En ambos países, el número de casas vacías ronda el 10% de la población.

 

Publicidad

Recibe nuestra selección de noticias en tu mail