Información sobre vivienda y economía
¿De quién es la culpa de que no den hipotecas? (Gráficos)

¿De quién es la culpa de que no den hipotecas? (Gráficos)

Artículo escrito por Juan villén, responsable de idealista hipotecas

Es posible que seas una de las personas que no se dejaron llevar por el boom inmobiliario hace unos años y hoy quieren comprar una vivienda, y que te hayas sorprendido (por no decir mosqueado) cuando ves que siendo personas solventes y sin incidencias de pago, tu solicitud de hipoteca es denegada por los bancos, o bien recibes ofertas con diferenciales del 2,50% y múltiples vinculaciones

Lo cierto es que la necesidad de los bancos de sanear sus balances, vía reducción de morosidad, incremento de márgenes y re-equilibrio de activo/pasivo a través de una reducción del crédito está limitando mucho la capacidad de acceso al crédito de las familias

Uno de los argumentos que se esgrime a menudo para justificar esta restricción del crédito es la alta morosidad que tienen los bancos, fruto fundamentalmente de los excesos del ladrillo. Pero realmente, ¿cuál es esta morosidad y de dónde viene?

El banco de España publica trimestralmente el desglose de los saldos de crédito, tanto a nivel de préstamos pendientes de vencer como de saldos morosos (último dato publicado, primer trimestre de 2012). En el siguiente gráfico vemos la evolución del ratio de morosidad en función del sector de actividad o destino del crédito

Sin entrar a valorar la posibilidad de que políticas de refinanciaciones masivas pudieran esconder datos más duros, es fácil observar cómo la morosidad está disparada en los sectores de actividad inmobiliaria y construcción, mientras que el sector que mejor paga es el crédito destinado a la vivienda (las hipotecas de particulares)

Además, podemos ver que a nivel de tendencia, tanto la línea de vivienda como de consumo duradero parecen haberse estabilizado desde hace 3 años, mientras el crédito a las empresas no deja de empeorar

Pero, ¿cuál es el tamaño del problema?

Aunque el gráfico anterior apunta claramente dónde reside el problema de los bancos, debemos poner en perspectiva estos ratios, identificando el tamaño de estas bolsas de morosidad

En el gráfico siguiente mostramos esta información con los saldos puntuales del primer trimestre de 2012, donde el eje vertical refleja los saldos de morosidad y el eje horizontal los saldos totales (en millones de euros). Hemos marcado las actividades inmobiliarias y construcción como rombos, las ligadas a personas físicas como círculos y el resto de actividades empresariales como cuadrados

¿De quién es la culpa de que no den hipotecas? (Gráficos)

Pues bien, la morosidad inmobiliaria presenta un saldo moroso de 67.000 millones de euros, frente a los 20.000 millones de la vivienda, a pesar de que ésta constituye con diferencia el mayor volumen de saldos en los balances de los bancos. La construcción junto con la actividad inmobiliaria representan el 59% de toda la morosidad del sistema, y casi 3 veces más que toda la deuda de los particulares

Es decir, que los particulares con hipotecas somos los mejores pagadores y sufrimos la falta de crédito por la alta morosidad de las empresas. No obstante, somos también la mayor bolsa de crédito vivo de los bancos y por tanto un pequeño/gran riesgo para la banca

¿Qué nos depara el futuro?

La caída del precio de la vivienda supone un gran impacto en estos datos, pues se reduce la capacidad de recuperación de parte de esta deuda vía venta de inmuebles

Por otro lado, la mala salud de la economía, el alto nivel de desempleo y el incremento de impuestos se traducen en una menor renta disponible de las familias. Todo esto es lo que está detrás de los miedos a que la mayor bolsa de crédito – las hipotecas a particulares – sufran su particular vía crucis en los próximos meses

Está claro que el crédito para la promoción inmobiliaria está bajo mínimos, pero sí es cierto que para dar salida al stock de inmuebles que los bancos manejan – directa o indirectamente – deben proporcionar la financiación que las familias necesitan, por lo que deben seguir concediendo hipotecas aunque sea con mayor cautela

Aquellos bancos que estén más saneados y tengan una mochila inmobiliaria menos cargada se encuentran en mejores condiciones para atraer a aquellos compradores que no se dejaron llevar por el boom y ahora sí quieren adquirir una vivienda, sin tratar de atraer al cliente a sus pisos adjudicados o promociones sin vender

Lo que sí está claro es que los diferenciales que actualmente aplican los bancos (en torno o superiores al 2%) se van a mantener hasta que los niveles de morosidad vuelvan a números razonables, y eso llevará tiempo

¿Problemas para encontrar la mejor hipoteca? visita idealista.com/hipotecas

Publicidad

Recibe nuestra selección de noticias en tu mail