Información sobre vivienda y economía

¿Qué pasará con las hipotecas multidivisa en francos suizos?

Autor: Redacción

La semana pasada el Banco de Suiza decidió eliminar el suelo que tenía el franco suizo (CHF) respecto al euro que era de 1,2 francos. Este tope se había establecido hace más de tres años para frenar la revalorización de la divisa helvética. La decisión de la autoridad monetaria tendrá impacto directo en el bolsillo de aquellos que tienen contratada una hipoteca en esta divisa ya que si se mantiene la apreciación del franco aumentará también la deuda que tendrán que pagar. Los abogados prevén una avalancha de reclamaciones.

Según el Observatorio de la Financiación Familiar de Agencia Negociadora de Productos Bancarios, para una hipoteca de 150.000 euros a 25 años por la que hasta el jueves se pagaba una cuota mensual de 602,3 euros, con el cambio del viernes pasada tendría que desembolsar 692,64 euros y, además, esos 150.000 euros que se deben habrán pasado a 177.500.

Ante esta situación, Agencia Negociadora recomienda "mantener la calma" y esperar a que en el medio plazo el euro recupere posiciones y, entonces, plantear el cambio a otra divisa, ya que hacerlo en este momento "equivaldría a consolidar, ya irreversiblemente, ese fuerte aumento de la deuda pendiente".

Las hipotecas multidivisa

Cuando hablamos de hipotecas en divisas, comúnmente solemos hablar de lo negativos que han sido los últimos años para todos aquellos que las abrieron en yenes (divisa japonesa), dejando de lado al resto de monedas. Sin embargo, en los años de furor de las hipotecas multidivisas muchos se decantaron por el franco suizo buscando algo menos de riesgo, ya que históricamente había sido menos volátil que el yen en su cambio con la moneda única.

En 2007 y 2008, cuando el Euribor no paraba de subir e incluso se situaba por encima del 5%, las hipotecas multidivisas eran el producto de moda. Su contratación permitía pagar intereses muchos más bajos que con una hipoteca tradicional y por lo tanto, pagar menos y amortizar más rápido

Así, en junio de 2008, quien abriera una hipoteca tradicional pagaría un Euribor del 5,36% más el diferencial correspondiente. En paralelo, quien abriera una hipoteca en yenes podría pagar un interés del 0,75% (más diferencial) y quien lo hiciera en francos suizos pagaría aproximadamente el 2,00% (más diferencial).

Ante esta situación, fueron muchos los que se lanzaron a abrir hipotecas en yenes. Este tipo de hipoteca permitía un gran ahorro, pero tenía un riesgo añadido y es que la cotización de la divisa japonesa había sido muy volátil en años anteriores. Por ello, aquellos que querían ahorrar algo respecto a una hipoteca en euros pero con un riesgo en teoría menor se decantaron por una hipoteca en francos suizos, cuya cotización había estado durante años muy vinculada al euro. Buscaban una "hipoteca multidivisas light".