Información sobre vivienda y economía

Cómo recibir un paquete en casa de forma segura en plena crisis del coronavirus

freepik
freepik
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Quieres minimizar riesgos y pasas de salir a comprar los artículos de primera necesidad, así que te decantas por hacer un pedido online. O vas a aprovechar este encierro para leerte esos libros que te apetecían. O te encuentras pachucho y has pedido comida a domicilio… Sea por el motivo que sea, te llega un paquete a casa. ¿Y cómo debe ser su recepción para que tú y los tuyos corráis cero riesgos de cara al coronavirus?

Hablamos al respecto con Gemma del Caño, farmacéutica y experta en seguridad alimentaria, y esto es lo que nos cuenta:

Primera cuestión, ¿cogemos el envío en las manos?

“Si es posible, que te lo dejen en la puerta. Muy importante es que durante todo el proceso, no te toques la cara, hay que ser consciente de esto. Una vez te lo han dejado, lo coges, lo abres, te lavas las manos como sabes que debe hacerse (primero agua, después jabón y frotando bien, al menos durante 20 segundos). Una vez lavadas las manos, sacas la mercancía. Después, tira la caja, la bolsa de plástico o de papel en la que te haya llegado”, explica la experta.

¿Crees que has terminado con eso? No: “Pasa con lejía la superficie donde apoyaste el envase, la bolsa…. Y por supuesto, lávate de nuevo las manos al final”, añade. Si no eres amante de la lejía, también puedes desinfectar con vinagre.

¿Son necesarios los guantes de látex? “No, innecesarios, basta con que hagas lo anterior”, explica del Caño.

Imaginemos ahora que debes firmar la recepción del paquete (algo muy habitual). ¿Cómo hacemos? Lo primero, mantén tu metro de distancia de seguridad con el mensajero. ¿Saca su bolígrafo para que firmes? “En absoluto toques su bolígrafo. Coge uno tuyo y lavado de manos después”. Si por un casual tienes que firmar con un boli para pantalla, algo también pada vez más habitual, “agárralo con un papel de cocina y, de nuevo repetimos después el lavado de manos”.

A la hora de pagar, nada de rascarse el bolsillo y tirar de billetes y monedas, que siempre han sido un transmisor de virus, no solo ahora. Es más conveniente pagar la compra online o en su defecto, pagar con tarjeta de crédito, pero nada de tocar dinero en metálico.

Sí, puede parecerte todo muy exagerado, pero considerando lo que el virus puede sobrevivir en superficies (no está muy claro pero algunos estudios hablan de días), es mejor prevenir que curar.