Información sobre vivienda y economía

Más noticias positivas: España ya cobra intereses por financiarse en los mercados

Autor: Redacción

El Tesoro consiguió ayer, por primera vez en su historia, pagar una rentabilidad negativa en una subasta de deuda pública a corto plazo. Esto significa que los inversores están dispuestos a pagarnos por tener en cartera títulos españoles. ¿El motivo? En un entorno de tipos de interés tan bajos lo que buscan es seguridad y tener el dinero activo. De todos modos, España es el último en la lista de países europeos que cobran dinero por financiarse en el exterior.

¿Te imaginas que un banco te pagara por prestarte dinero? Parece una teoría imposible y lo es para el español de a pie. Sin embargo, este escenario tan poco común es el que está viviendo España en los mercados.

Ayer, por primera vez en la historia, el Tesoro Público pagó una rentabilidad negativa en una subasta de Letras, lo que significa que hay tanto interés en tener deuda española que incluso los inversores están dispuestos a pagarnos por ello.
Este proceso es radicalmente diferente al que suele imperar en el mercado, donde los países son los que ofrecen un interés a los inversores para despertar su apetito y conseguir que les presten dinero.

Pero España se ha salido del guion habitual: ha pagado intereses negativos por las letras a seis meses (en concreto, del -0,002%) y una rentabilidad prácticamente nula por la deuda a doce meses (un 0,006%). En total, el Tesoro ha colocado 4.600 millones de euros, aunque recibió una demanda más de dos veces superior (11.200 millones).

De esta forma, nos hemos colado en la lista de los países europeos que ya cobran por financiarse. Antes que España lo han conseguido Francia, Holanda, Bélgica, Dinamarca, Finlandia y la todopoderosa Alemania, cuya deuda es el gran referente en el Viejo Continente. También ayer, el país germano colocó bonos ligados a la inflación a un interés negativo del 1%.

¿Y qué razones puede tener un inversor para pagar por financiar a un país? Según los analistas, la respuesta está en que, en un entorno de unos tipos de interés históricamente bajos como el que vivimos, lo que están buscando los bancos o los fondos de inversión es seguridad y tener el dinero activo.  

Recordemos que el mes pasado el Banco Central Europeo puso en marcha un agresivo programa de compra de deuda pública y privada (va a adquirir 60.000 millones de euros al mes al menos hasta septiembre del año que viene) y que su decisión ha inundado el mercado de liquidez. Una liquidez que va en busca de inversiones rentables o seguras y que ha colocado a la deuda española en su radar.