Información sobre vivienda y economía

Los mandamientos de Warren Buffet para hacerse rico

Autor: Redacción

El empresario estadounidense Warren Buffett no solo es uno de los hombres más ricos del planeta, sino uno de los más claros a la hora de hablar del complicado mundo de las inversiones. Con un lenguaje claro y sencillo para cualquier persona, de las palabras del presidente de Berkshire Hathaway se consiguen varios consejos básicos para hacerse millonario.

A sus 78 años, Warren Buffett cuenta con una fortuna estimada de 62.000 millones de dólares, lo que le permite estar entre los hombres más ricos del mundo. Su éxito se atribuye a varias estrategias que han sido claves en sus inversiones. Buffett compartió su experiencia personal con la escritora Alice Schroeder para su autobiografía ‘The Snowball’. Estos son los secretos del sabio de Omaha para conseguir dinero.

Reinvertir las ganancias

Cuando ganas dinero por primera vez, lo más tentador es gastarlo. Pero no lo hagas. En cambio, reinvierte las ganancias. Cuenta Buffett que un amigo y él compraron una máquina de pinball que pusieron en una peluquería. Con el dinero ganado, adquirieron más máquinas hasta ponerlas en otras ocho tiendas. Cuando decidieron venderlas, Buffett usó estas ganancias para comprar acciones y empezar otras pequeñas empresas.

A esto se le llama el poder del interés compuesto. Si con una inversión de 1.000 dólares, ganas un 10% al año, conseguirás 100 euros de beneficio cada 12 meses. Si en vez de coger el dinero, lo reinviertes con la misma tasa de rendimiento conseguirás cada año un beneficio mayor (con 1.100 euros de inversión= 110 euros de beneficio). El beneficio aumentará exponencialmente con el tiempo.

Esta es una de las razones por las que Berkshire Hathaway no paga dividendos. Warren Buffett sabe que puede reinvertir el dinero en los negocios de Berkshire o adquirir otros negocios y obtener una tasa de rendimiento más alta de lo que un inversionista individual podría ganar si reinvierten sus dividendos.

Dispuesto a ser diferente

No bases tus decisiones en lo que todos dicen o hacen. Cuando Buffett comenzó a administrar dinero allá por 1956, lo trataron como a un bicho raro: trabajaba desde Omaha, y no en Wall Street. Un puñado de inversores le dieron 100.000 dólares para empezar a invertir, pero se negaba a comunicarles dónde ponía el dinero. Todo el mundo predijo que fracasaría, pero 14 años después, la ganancia llegó a los 100 millones de dólares.

“Debes pensar de manera independiente como inversionista y esto significa que a veces debes estar dispuesto a ser diferente y a separarte de la multitud. No sigas ciegamente a la multitud”, afirma Ben Graham, padre de la inversión de valor. Warren Buffett cree que cuando se le presenta una oportunidad, debe buscarla con todo lo que tiene. Esto significa que no puedes perder tiempo.

Determina claramente el acuerdo antes de comenzar

El poder de negociación es siempre mayor antes de comenzar a trabajar. Es el momento en el que tienes algo que ofrecer a la otra parte. Buffett aprendió esta lección de la manera más difícil: cuando era niño, su abuelo Ernest lo contrató a él y a un amigo para despejar la tienda familiar después de una tormenta de nieve. Después de cinco horas paleando pasa sacar la nieve, su abuelo les dio 90 centavos a repartir.

Warren Buffett no negocia. Él es muy directo con el precio al que está dispuesto a pagar para adquirir una empresa. Sus ofertas son de lo tomas o lo dejas, porque suele hacer ofertas a un precio razonablemente justo.

Fíjate en los pequeños gastos

Buffett invierte en aquellos negocios administrados por gerentes que se obsesionan con los gastos más pequeños. Una vez adquirió una compañía cuyo propietario contó las hojas de los rollos de papel para ver si lo estaban engañando, y era verdad. También destacó la iniciativa de un amigo que solo pintó la fachada del edificio de oficinas que daba a la calle.

Hay una anécdota de Warren Buffett y otro de los grandes millonarios del planeta, Bill Gates. En una visita de estos empresarios a China, ambos decidieron tomarse algo en un McDonald’s. Cuando llegó el momento de pagar, Gates sacó su cartera para pagar, pero Buffett lo detuvo diciendo “Bill, no te preocupes. Esta vez me toca a mí…” Y sacó una pila de cupones que trajo consigo de Omaha.

¡No desperdicies el dinero! Hay una gran diferencia entre ir a lo barato y ser tacaño a ser ahorrador, guardar el dinero de manera inteligente siempre que sea posible y nunca pagar de más sobre lo que recibes.

Limita el dinero que pides prestado

Buffett nunca ha pedido prestado una cantidad significativa, ni para invertir, ni para una hipoteca. Ante las cartas que recibe de la gente que se abrumada por las deudas de sus préstamos, recomienda negociar con los acreedores para pagar lo que se pueda. Y una vez libre de deudas, toca trabajar en ahorrar dinero para poder invertir.

Warren Buffett es un tipo reacio al riesgo y ya ha afirmado que nunca quiere estar en una posición en la que él o Berkshire Hathaway dependan de otros para conseguir apoyo financiero. La sólida estabilidad financiera y las reservas de efectivo de Berkshire le permitieron una buena oportunidad de negocio durante la crisis económica, cuando en 2008 realizó préstamos con buenas condiciones para Berkshire en empresas como Harley Davidson, Goldman Sachs o General Electric.

Se persistente

Con tenacidad e ingenio, puedes ganar incluso contra un competidor más consolidado. La mano derecha de Warren Buffett, Charlie Munger, tiene una buena definición: "Significa sentarse sobre tu trasero hasta que lo consigas". Te enfrentarás a golpes duros y tiempos difíciles en la vida. Solo necesitas ser persistente y seguir trabajando en ello.

Saber cuándo dejarlo

Buffett recuerda que un día fue al hipódromo cuando era adolescente. Apostó en una carrera y perdió. Para intentar recuperar sus fondos, apostó en otra carrera, pero perdió nuevamente y se quedó casi sin la paga de una semana. Se sintió fatal, y nunca repitió ese error.

Recuerda: No tienes que repetir lo mismo que hiciste cuando perdiste. Si te das cuentas que tu propuesta de inversión inicial ha fallado, es hora de venderla y dejarla. Encuentra una nueva oportunidad de inversión y pon el dinero en ello. En Silicon Valley, muchas ‘star-up’ reclaman este lema “Fracasa rápido”: Si vas a fallas es mejor que lo reconozcas cuanto antes, aprende algo de ello y sigue adelante.

Evalúa los riesgos

Warren Buffett juzga los riesgos de manera muy diferente a la mayoría de inversiones. En las aulas de Wall Street y de los MBA de todo el país, el riesgo se asocia a la volatilidad. Pero Buffett no está de acuerdo. Para él, el riesgo es simplemente la probabilidad de perder la inversión inicial. Y no es algo que se pueda mitigar a través de la diversificación, las opciones u otra estrategia de administración de las carteras. Para Buffett, la asunción de riesgo es una decisión, ir o no ir. Si hay riesgo, Buffett prefiere mantenerse alejado.

Conoce lo que realmente significa el éxito

A pesar de su riqueza, Buffett no mide el éxito en dólares. En 2006, se comprometió a regalar casi toda su fortuna a organizaciones benéficas, principalmente la Fundación Bill y Melinda Gates. No admite que se creen monumentos en su honor – no existe ningún Edificio Warren Buffett o similiar. "Cuando llegues a mi edad, medirás tu éxito en la vida por la cantidad de personas a las que quieres amar que en realidad te aman. Esa es la prueba definitiva de cómo has vivido tu vida", destaca Buffett.