Información sobre vivienda y economía

Barcelona, la ciudad más atractiva de toda Europa para invertir en hoteles, según C&W

Barcelona escala posiciones en el interés de la inversión hotelera

Torre Glòries Barcelona
Torre Glòries Barcelona
Autor: Redacción

Barcelona escala posiciones en el interés de la inversión hotelera. Según el Hotel Investor Beat, elaborado por Cushman&Wakefield Hospitality a nivel europeo, el mercado inversor se muestra muy activo, adaptando sus estrategias a la situación generada por la pandemia y su afectación sobre la actividad turística. Según los resultados del informe, Barcelona se sitúa como primera ciudad a nivel europea en el top ten para los inversores hoteleros entre los destinos urbanos. El top 5 de este ranking lo completan Londres, París, Ámsterdam y Múnich.

Según Albert Grau, socio y codirector de Cushman&Wakefield Hospitality en España “Estos resultados demuestran que Barcelona y Madrid (que ocupa la séptima posición) ofrecen, por diferentes razones, condiciones atractivas para el inversor. El segmento del lujo está liderando el posicionamiento inversor en la capital, mientras que, en Barcelona, la pandemia ha reanimado el interés por los activos mejor ubicados que antes estaban en precios muy altos lo que dificultaba el cierre de operaciones”.

El informe, realizado durante los meses de mayo y junio, ha contado con la participación de 50 directivos de los principales actores del sector inversor como firmas patrimoniales, fondos, REITs (socimis) y otros inversores institucionales activos en el mercado inmobiliario hotelero europeo.

En conjunto, las firmas representadas en el estudio han adquirido 664 hoteles por valor de 26.000 millones durante los últimos cinco años, lo que representa aproximadamente una cuarta parte de todo el volumen de transacciones hoteleras en Europa.

Tipo de activo

La inversión en el segmento de hoteles vacacionales, especialmente resorts, ya era una tendencia en nuestro país antes de la llegada de la pandemia. Más de un año después, esta tendencia se ha reforzado ya que el 70% de los entrevistados consideran que los resorts son un activo más interesante ahora que antes del covid-19.

En esta línea, los edificios de apartamentos turísticos con servicios son también más atractivos para un 60% de los entrevistados, que valoran su resiliencia durante la pandemia y la flexibilidad que ofrecen para cambiar al sector de alquiler a medio y largo plazo.

Los hoteles centrados en el mercado de reuniones, incentivos, conferencias y eventos (hoteles MICE) y los ubicados en aeropuertos ven como su atractivo se ha reducido en un 77% y 76% con respecto a su situación prepandemia.

El segmento de hoteles económicos sale reforzado de la crisis

Si analizamos los hoteles según su tipología de precios, los inversores consideran que los hoteles económicos son los que más mejoran su interés tras la pandemia, concretamente un 50%. Por otro lado, existe cierta polarización entre los inversores cuando opinan sobre los hoteles de lujo y de gran lujo. Si bien estos activos registran un aumento del atractivo para un porcentaje notable de los encuestados (27% y 29%, respectivamente), una proporción significativa también opina lo contrario (20% y 29%, respectivamente). Sin embargo, el mayor número de encuestados (53% y 43%, respectivamente) considera que en el ámbito del lujo no hay cambios significativos como consecuencia del covid-19. 

Descuentos de hasta el 20% en los precios de los activos hoteleros

A pesar del impacto a corto plazo en el sector hotelero, los inversores siguen siendo optimistas sobre el futuro a largo plazo del sector. Según la encuesta, el 40% de los encuestados tiene la intención de comprar más inmuebles hoteleros, mientras que el 29% planea continuar con su actividad inversora como antes de la pandemia. Solo el 21% de los inversores planea reducir su actividad de adquisición de hoteles.

Evidentemente, un aspecto clave para la actividad inversora es la evolución de los precios. Si bien las expectativas sobre posibles rebajas de precios son reales, el informe demuestra que un 59% de los inversores esperan rebajas de entre un 10% y un 20% respecto a los precios de compraventa de 2019.