Información sobre vivienda y economía

Los precios de los apartamentos turísticos y los hoteles en la costa suben de cara a verano

En mayo se ha producido un repunte importante de la demanda y los precios y todo apunta a que seguirán subiendo

Rentalia
Rentalia
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

María veranea habitualmente en La Guarda, en Rías Baixas. Este año, cuando se ha puesto a buscar un apartamento para alquilar en agosto, se ha llevado a las manos a la cabeza: precios desorbitados, incluso en pequeños estudios con una única habitación. Su amiga Montse, que veranea justo al otro lado de la frontera, en Portugal, le confirma que allí pasa lo mismo: llevan años yendo al mismo apartamento pero este año el propietario les ha pedido 160 euros por día.

María no entiende muy bien qué ha pasado: A Guarda es un pequeño pueblo costero, muy tranquilo, que suele acoger a público familiar y que no tiene ni el lujo ni el ambiente del cercano Sangenjo, por ejemplo. Y, sin embargo, resulta imposible encontrar algo económico: apartamentos de una única habitación por 600 euros la semana; estudios que oscilan los entre 1.800 y 2.900 euros, según localización.

Y no solo sucede en Galicia: la vuelta del turismo ya empieza a notarse en los precios del alquiler de pisos turísticos en Valencia, según publica el diario Levante. Y pone un ejemplo: un piso en la zona de Cabanyal, de 70 metros, 3 habitaciones y 2 baños, cuesta 750 euros los meses normales. Ahora piden por él 3.000 euros en julio y agosto.

¿Asistimos a un furor de precios porque todos estamos pensando en viajar este verano, animados por el creciente ritmo de vacunación? ¿Sucede solo a nivel nacional o también fuera de nuestras fronteras? Y, fuera de los alquileres vacacionales, ¿qué está pasando con las plazas hoteleras? ¿También se llenan los hoteles?

Hablamos con varios agentes del sector, cadenas hoteleras, agencias independientes y apartamentos vacacionales para intentar establecer una foto fija de lo que está pasando.

“Zonas como la Costa Norte, Galicia y Cádiz han vivido un gran boom tras la pandemia. Todo el mundo habla de que en agosto habrá turismo emisor internacional, es decir, que los españoles saldrán pero nos estamos dando cuenta de que la realidad es bien distinta. Cuando les dices a los clientes que necesitan una PCR para entrar a cualquier país, arriesgarte a una aleatoria allí que dé positiva, PCR para volver a España… Todo esto sube mucho el precio y les hace sumir riesgos innecesarios y al final se deciden por un destino nacional. La mayoría de europeos está deseando bañarse en el Mediterráneo, y seguramente se harán la PCR y vendrán a pasar 2-3 semanas, sin embargo, para una familia española salir cuesta mucho más, máxime con los sitios maravillosos que hay en España”, considera Priscila Fernández, Travel Planner y socia de GoandBe Creative Holidays. “Algo similar ha pasado con casas rurales en casi todo el país, no paran de abrir nuevos establecimientos y nuevas empresas de actividades en zonas que hasta hace unos años estaban deshabitadas pero excepcionales para senderismo, barranquismo, etc”, añade la experta.

¿Dónde han subido más los precios? “En apartamentos de playa típicos de zonas de turismo nacional, Asturias, Galicia, Huelva, Almería… en 2020 y sobre todo en 2021 suben de precio y hay escasez. Lugares como Menorca y Costa Brava suben de precio para los españoles porque hay tanta demanda que se mantienen los precios imposibles que pagan los extranjeros en temporada. Lugares como Costa del Sol o Costa Dorada, sin embargo, bajan por la cantidad enorme de hoteles vacíos, muchos de ellos no han vuelto a abrir desde la temporada 2019”, afirma.

“En AvaiBook observamos que el incremento de reservas desde final de marzo es marcado y sostenido. Según nuestras métricas internas supera por primera vez los niveles de 2019 desde el inicio de la pandemia, y esto es un hito importantísimo, y marca fuertemente la tan ansiada recuperación”, destaca Rafa Cruces, CEO de AvaiBook, software de gestión de alquiler vacacional en España, Italia y Portugal y que pertenece al grupo idealista.

De hecho, hace unos días publicábamos que el fin del estado de alarma ha disparado las reservas de hoteles y apartamentos turísticos en nuestro país.

Precios al alza

¿Podemos prever una previsión de subida en los precios? “Es muy probable que los precios se incrementen para las reservas del verano 2021", advierte Cruces, que resume varios factores para justificar su pronóstico:

  • “Los precios se habían ajustado a la baja por la escasa demanda en el periodo pandémico, y al recuperarse la demanda lo lógico es que aumenten para volver a niveles anteriores”, explica.
  • Durante el periodo de pandemia se ha producido una contracción de la oferta. Mucho alojamiento ha cerrado y cesado actividad. En el mercado vacacional, muchos apartamentos se han movido del alquiler de corta estancia a modalidades de larga estancia por la paralización de la demanda en su momento. Ahora, al haber aumento muy fuerte de la demanda y haber menos oferta, es lógico que los precios puedan incrementarse por la ley de la oferta y la demanda. Está por ver si ante este aumento de la demanda, parte de aquellos pisos turísticos que pivotaron al alquiler de media o larga estancia, regresan al Short-term rental, y eso equilibra la oferta-demanda”, finaliza.

¿Qué está pasando en los hoteles?

Lo de la fuerte demanda de Baleares lo confirman en la cadena Relais & Chateaux: “En el caso de Mallorca, mayo ha sido espectacular a pesar de no contar con el turista británico y americano, que son los principales mercados para Son Brull. Hemos trabajado mucho con franceses, belgas, holandeses, suizos, españoles y alemanes. Todo se mueve a muy corto plazo, o bien de agosto en adelante, la gente parece que tiene más confianza en reservar, pero si no, lo hace a una semana o diez días vista”, comenta Mar Suau, secretaria general del consejo internacional de Relais & Châteaux, propietaria de Son Brull en Mallorca.

Y, ese incremento de demanda, ¿se nota en los hoteles urbanos? “En Majestic Barcelona la ocupación está subiendo poco a poco y se nota un mayor número de reservas principalmente de clientes nacionales y franceses, que por proximidad, pueden desplazarse a Barcelona en coche. Las reservas de los clientes de larga distancia que teníamos antes de la pandemia aún no están llegando. Para verano empiezan a llegar algunas reservas, aunque de momento no nos atrevemos a augurar una buena temporada aún. Creo que la gente no quiere reservar a meses vista, por lo que “pueda pasar” y más en destinos y sobre todo ciudades donde la oferta hotelera es tan amplia, que no se llenarán seguro”, comenta Santiago Martín, PR Manager del hotel Majestic en Barcelona.

Una situación bien distinta se da en los establecimientos de la marca en la costa: “Majestic Sitges, Ibiza y Mallorca sí que están notando un fuerte aumento y la temporada ha empezado con ocupaciones altísimas que no esperábamos en abril. En estos destinos sí que se prevé un muy buen verano, con unas tarifas y unas ocupaciones similares a las del 2019. En Ibiza y Mallorca, el cliente que está reservando es principalmente inglés, francés y alemán”, explica Martín.

“Aunque está habiendo gran crecimiento de reservas en muchos destinos a nivel nacional, con incremento de precios debido a la alta demanda, son mayoritariamente destinos peninsulares, no tanto a Canarias. Esto se debe a varias circunstancias: el mercado nacional peninsular priorizará los desplazamientos en coche, dentro de la península, por comodidad y por coste, por el precio de los vuelos que supone viajar a Canarias. Hay más demanda nacional que el año pasado, pero se está concentrando en la península. Hay bastante movimiento a través de los turoperadores y hay un incremento hacia Canarias mayor que el año pasado, pero sabemos que en Canarias no podrá consumir todo el inventario que hay disponible, porque es demasiado para el volumen que se espera, aunque sea creciente”, explica Miguel Villarroya, director general de Spring Hotels.

El directivo añade: “Las reservas internacionales se mantienen con respecto al año pasado, pero debemos tener en cuenta que en 2020, en estas fechas había un buen pronóstico para el verano y luego se cayó por los cierres, especialmente en Reino Unido, que es el principal mercado para Canarias. Actualmente, con Reino Unido cerrado aún para España y los países abiertos que lo han hecho recientemente, no vemos un crecimiento de cifras grande. También debemos considerar que los países están protegiendo mucho su economía fomentando el consumo interno, lo que tampoco nos ayuda. Creemos que una buena noticia de apertura también puede suponer un boom en las reservas de un día para otro, por eso es importante estar preparados para ese momento”.