Información sobre vivienda y economía

Cómo comunicar un despido y otras situaciones complicadas

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Los expertos creen que, para enfrentarse a momentos complicados como despedir a un empleado o dar un feedback negativo al equipo se necesita sinceridad, empatía y un buen análisis acerca de qué ha fallado y qué consecuencias tendrá la decisión.

Ser empresario significa tomar decisiones y cumplir con la responsabilidad que va sujeta al cargo. Una obligación que, en un momento dado, puede llevarle a un momento complicado, como tener que comunicar un despido o dar un toque de atención a los miembros del equipo.

¿Cómo hacerlo? Los expertos consultados por el portal especializado basepyme.es aseguran que no existen fórmulas mágicas, porque cada situación, cada empresa, cada gestor y cada empleado son completamente diferentes.

Sin embargo, sí que enumeran una serie de recomendaciones generales para superar el trago. Entre ellas está, por ejemplo, hacer el anuncio en persona: ni por teléfono, ni por correo electrónico. 

Además, en un despido es esencial comunicar al empleado las verdaderas razones de su salida de la empresa, ya sea por un ajuste interno, por su bajo rendimiento o porque el negocio atraviesa una situación  económica difícil. Lo mismo sucede si el empresario debe dar ‘feedback’ negativo al equipo: debe comunicarle si el problema es que faltan ideas, resultados o actitud para sacar adelante los proyectos. 

Sincero, pero sin ensañarte

Como recoge el portal, que cita a Sandalio Gómez, profesor de relaciones laborales de IESE Business School, “hay que dejar muy claros los motivos, pero procurando no hundir a las personas”.

Para ello, insisten los expertos, es necesario tirar de empatía (es decir, procurar ponerse en el lugar de la otra persona y mostrarse cercano) y analizar la decisión y sus consecuencias. “Puede que debas tomar más medidas para recuperar la normalidad en el equipo y lo mejor es detectarlas y llevarlas a cabo con la mayor brevedad posible”, detalla basepyme. 

Otros consejos que pueden ayudar a sobrevivir a una situación similar es intentar convertir la conversación en un encuentro de provecho (para ello, el empresario no solo puede decir aspectos negativos, sino que también debe sacar a relucir el valor añadido de quien tiene enfrente) y estar abierto a escuchar (incluso a recibir críticas si es necesario). 

“Al fin y al cabo, como líder de un grupo, lo mejor es comportarse como tal: ser sincero para construir una relación de confianza con el equipo; ser humilde, tanto para comunicar algo como para escuchar, y apostar por la empatía, es decir, aprender a ponerse en la piel de la persona que tenemos delante”, concluye.