Información sobre vivienda y economía

Las torres ‘zombi’: los 9 rascacielos abandonados o sin terminar más espectaculares de EEUU (fotos)

Autor: @RobertoArnaz

No todos los rascacielos tienen éxito. Símbolo de poderío económico, muchos de estos desafiantes edificios comienzan a levantarse con una crisis ya en ciernes, lo que en algunas ocasiones obliga a sus promotores  a abandonar el proyecto a medias.

En otros casos se trata de edificios icónicos de otra época a los que el paso del tiempo juega una mala pasada y, obsoletos, no encuentran inquilinos ni quién invierta en ellos para ofrecerles una segunda vida.

En Estados Unidos, el país de los rascacielos, estas son las 9 torres ‘zombi’ más espectaculares:   

Sterick Building (Memphis, Tennessee)
Se levantó en los años 30 como icono de la pujanza económica de esta ciudad a orillas del Mississippi. Durante 27 años fue el edificio más alto de Memphis, pero lleva abandonado desde 1986.

Creative commons
Creative commons
 
 
 

Plaza Tower (Nueva Orleans, Louisiana) 
Es el tercer edificio más alto del estado de Louisiana. Sin embargo, sus 45 plantas y 162 metros de altura llevan vacíos desde 2002 por culpa de los agentes tóxicos que se han desprendido de sus materiales de construcción. En 2008 la ciudad invirtió 10 millones en reformar el interior, pero llegó la crisis e impidió su renacimiento. 

Creative commons
Creative commons
 
 
 

Chicago Spire (Chicago, Illinois)
El que iba a ser el rascacielos más alto de EEUU ha acabado convertido en un enorme agujero en el suelo, al menos de momento. La torre diseñada por el arquitecto español Santiago Calatrava se encuentra paralizada. Aún no ha conseguido levantar ni uno solo de sus 610 metros proyectados: el promotor del edificio, el magnate inmobiliario irlandés Garrett Kelleher, se quedó sin dinero, dejando como único legado un enorme agujero en el suelo de casi 25 metros de profundidad y una deuda de casi 100 millones de dólares. 

Creative commons
Creative commons
 
 
 

La torre de Bank of America (Providence, Rhode Island)
Este precioso edificio art-deco de 1927 es la construcción más alta del pequeño estado del noreste de EEUU. Incluso sirvió de inspiración para el edificio del ‘Daily Planet’ en la serie de televisión de ‘Superman’ emitida en los años 50. Adquirido en 2008 por la firma High Rock Development a cambio de 33,2 millones de dólares, a día de hoy no tiene más inquilinos que las palomas que descansan en las repisas de sus ventanas.

Creative commons
Creative commons
 
 
 

One Seneca Tower (Buffalo, Nueva York)
Conocida como el edificio HSBC entre 1999 y 2013, esta torre de 40 plantas es la más alta de Buffalo. Tras la marcha del banco británico y la del consulado canadiense, tiene disponible el 90% de su espacio de oficinas. 

Creative commons
Creative commons
 
 
 

Ramada Plaza (Macon, Georgia)
Este antiguo hotel de 16 plantas situado en Macon, una pequeña localidad relativamente cercana a Atlanta, ha cambiado de dueño decenas de veces. Desde 2011 sus únicos inquilinos son una señora de la limpieza, su marido y su perro.

Creative commons
Creative commons
 
 
 

Riverpark II (San Jose, California)
Este moderno edificio de solo cuatro años de antigüedad cuenta con certificado LEED, uno de los más prestigiosos en el mundo de la construcción sostenible. Nacido al calor de la especulación inmobiliaria en torno a Silicon Valley y la bahía de San Francisco, sus dueños han dejado un ‘pufo’ de 93 millones de dólares.

Creative commons
Creative commons
 
 
 

Roberts Tower (St. Louis, Missouri)
Se trata de otro gran edificio de oficinas que ha sido víctima de la crisis económica. La última de sus 22 plantas se terminó de levantar cando en 2009 la explosión de la burbuja inmobiliaria hizo imposible encontrar un inquilino. De hecho, los interiores están aún hoy sin terminar.

Creative commons
Creative commons
 
 
 

Fontainebleau Resort (Las Vegas, Nevada)
Fue un ambicioso y multimillonario proyecto de 2.900 millones de dólares para levantar un hotel-casino con 3.889 habitaciones y apartamentos repartidos en 63 plantas en el extremo norte del ‘Strip’ de Las Vegas. El financiero Carl Icahn  lo compró a precio de saldo a sus arruinados promotores en 2010 y hoy espera el permiso de derribo para rentabilizar (o tratar de recuperar) su inversión vendiendo los terrenos en los que se asienta este casino ‘zombi’. 

Creative commons
Creative commons