Información sobre vivienda y economía

El edificio más feo de Reino Unido, vendido por 1.500 millones de euros

Edificio Walkie-Talkie, edificio Leadenhall y Gherkin, de Londres. / Wikimedia commons
Edificio Walkie-Talkie, edificio Leadenhall y Gherkin, de Londres. / Wikimedia commons
Autor: Redacción

El rascacielos 'Walkie-Talkie de Londres ha sido vendido por 1.300 millones de libras (1.456 millones de euros) a unos inversores de Hong Kong, LKK Health Products, y ha supuesto la mayor transacción para una sola propiedad en Reino Unido. La torre consta de 37 pisos y está en el número 20 de Fenchurch Street. Construido entre 2009 y 2014, levantarlo costó 474 millones de libras, por lo que su venta ha sido un 167% de beneficio sobre el coste.

Los compradores, Lee Kum Kee, son una empresa que se dedica a las salsas y condimentos. Landsec, el fondo inmobiliario británico dueño del 50% del inmueble, intercambió contratos con LKK, quien también podría comprar el otro 50% al grupo Canary Wharf.

Esta operación está en línea a la que se produjo por el edificio vecino del 'Walkie-Talkie', el edificio Leadenhall (rallador de queso), cuya compra se hizo por valor de 1.150 millones de libras el pasado mayo por otra compañía asiática, CC Land.

Las promotoras chinas han apostado por más edificios londinenses. Es el caso del Docklands, cuando en 2016 pagaron 37 millones de libras y a principios de este año mostraron interés por el rascacielos Gherkin, popularmente conocido como 'El Pepinillo'.

Según la agencia Cushman & Wakefield, que asesoró a LKK en la operación del 'Walkie-Talkie', los inversores chinos compraron edificios de oficinas en la City por unos 2.300 millones de libras. James Beckham, responsable de mercados de C&W, opina que "estos inversores ya tienen importantes carteras de valores en Asia y quieren diversificarse en las principales ciudades mnudiales, comprando los mejores activos en estas localizaciones".

El nombre por el que esta torre es conocidapopularmente, 'Walkie-Talkie', se le debe a sus formas irregulares que recuerdan a un transceptor. Fue diseñada por el uruguayo Rafael Viñoly y en 2015 obtuvo el premio al 'Edificio más feo del Reino Unido'.