Información sobre vivienda y economía

El antes y el después de Houston tras el paso del huracán Harvey

imgur
imgur
Autor: Redacción

El huracán Harvey impactó en la costa sur de Texas, frente al Golfo de México,  el pasado viernes y durante cinco días se ha mantenido sobre la zona metropolitana de Houston, con una población estimada de alrededor de 6,5 millones.

El rápido crecimiento de la ciudad de Houston, hogar de la autopista más ancha del mundo, ha convertido las carreteras en auténticos ríos. Además Houston se encuentra casi al nivel del mar, frente a la Bahía de Galveston y una zona de marismas y ciénagas, que en Estados Unidos se conoce como "bayou".

Al menos 13.000 personas han sido desplazadas, miles de casas han quedado anegadas y más de medio millón de vehículos han quedado bajo las aguas. El impacto del huracán, que ha provado más precipitaciones que el Katrina en 2005, se notará durante años.

En parte, el impacto que han tenido las lluvias torrenciales en la ciudad se debe al fuerte ritmo de desarrollo urbanístico de Houston y la utilización de materiales de baja permeabilidad, que contienen el agua y no permiten un drenado natural. Aparcamientos kilométricos, autovías y grandes extensiones de terreno hormigonado han convertido la ciudad en una piscina.

Houston es de las pocas grandes urbes de Estados Unidos que no impone límites al porcentaje de cobertura de material impermeable que puede construirse sobre su suelo. Eso ha llevado que grandes avenidas de agua sobrepasen los desagües diseñados para evitar inundaciones durante tormentas y se hayan alcanzado riadas de hasta 17 metros.

El coste del huracán podría dispararse a hasta los 30.000 millones de dólares, especialmente debido a que el 85% de los propietarios de una vivienda en el condado de Harris (donde se encuentra Houston) no tienen seguro de inundaciones.