Información sobre vivienda y economía

Egipto acelera la construcción de una faraónica capital con la ayuda de China

The Guardian
The Guardian
Autor: Redacción

El gobierno egipcio quiere acelerar el megaproyecto para construir una nueva capital por más de 45.000 millones de dólares, pese a las dudas de que la ambiciosa creación de una ciudad de la nada pueda realizarse en el entorno económico y político del país.

La ciudad no tiene ni nombre, pero el Ministerio de Vivienda de Egipto lanzó este mes una campaña  de promoción de los nuevos terrenos, donde se trasladará al palacio presidencial, un nuevo parlamento y todas las sedes del Ejecutivo egipcio.

La faraónica obra quiere servir para atraer a 5 millones de habitantes en 21 distritos residenciales, con 2.000 escuelas, 1.250 mezquitas e iglesias, 600 centros médicos, así como centros de conferencias, zonas comerciales y el que quiere ser el mayor parque del mundo.

La autoridad encargada de gestionar la nueva capital administrativa ha comenzado a ofrecer a empresas constructoras y promotoras parte de los 490 kilómetros cuadrados de terreno urbanizable disponible entre lo que hoy es New Cairo y el Canal de Suez, una extensión de desierto yerma y deshabitada.

El proyecto, que nació lleno de dudas en marzo de 2015 tras la llegada al poder por medio de un golpe de Estado de Abdelfatah Al Sisi, se mantiene a flote gracias a acuerdos firmados con constructoras estatales chinas, que se han comprometido a invertir unos 35.000 millones de dólares.

Precisamente, esta semana Al Sisi ha visitado China con la intención, entre otros puntos, de conseguir acuerdos de inversión para la nueva ciudad, cuyo plan es facilitar terrenos por lotes a constructoras e inversores privados, para que aborden por fase el levantamiento de la nueva urbe.

El plan para una nueva capital nació con la intención de acabar con la superpoblación, falta de demanda de vivienda y altos precios de el Cairo, así como “para construir el espíritu nacional, fomentar el consenso o proveer crecimiento a largo plazo”, según la propia web de la nueva capital.

No obstante, las expectativas del nuevo desarrollo, que ha comenzado con la construcción de nuevas carreteras y se espera que se alargue por unos 12 años, se mantienen bajas después de que intentos de rebajar la presión demográfica en el Cairo no hayan funcionado como se había previsto.

Proyectos inmobiliarios a gran escala como New Cairo han sido recibidos con poca demanda, un ambiente político inestable y planificación urbanística que no responde a las necesidades de la mayoría de los egipcios.

Desarrollo de New Cairo. Un proyecto de expansión que no ha cumplido las expectativas / CNN
Desarrollo de New Cairo. Un proyecto de expansión que no ha cumplido las expectativas / CNN

La creación de capitales administrativas de la nada ha sido históticamente una empresa compleja, necesitada de planes a largo plazo, dinero público, apoyo del sector privado y el desplazamiento de la demanda hacia la nueva ciudad.

Brasilia (Brasil), fundada en 1960, o Naypyidaw (Birmania), nacida en 2006, son ejemplos de capitales creadas desde la nada. Corea del Sur también ha intentado durante años atraer suficiente interés e inversión para levantar una nueva capital financiera en Songdo, cerca de Seúl.

La capital birmana es terreno casi exclusivo de palacios de gobierno. / Yangoon Express
La capital birmana es terreno casi exclusivo de palacios de gobierno. / Yangoon Express
La Brasilia de Niemeyer es hogar de 2,5 millones de personas. / Flickr/Creative commons
La Brasilia de Niemeyer es hogar de 2,5 millones de personas. / Flickr/Creative commons