Información sobre vivienda y economía

Esta es la casa prefabricada de madera creada en Alemania para ser un modelo a seguir

Alfredo Häberli
Alfredo Häberli
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Uno de los materiales más utilizados a lo largo de la historia para construir casa ha sido la madera. Desde el mismo momento en que el ser humano comenzó a crear asentamientos estables, hace más de 8.000, con la llegada del Neolítico, la madera pasó a ser la gran protagonista, utilizada para construcciones de todo tipo. Una situación que ha duró miles de años, hasta que, con el tiempo, la aparición de nuevos materiales, más fuertes y más robustos, como el cemento o el acero, la acabó desplazando. Aunque, sin embargo, nunca llegó a dejar de utilizarse, pero, eso sí, casi como un elemento secundario.

En la actualidad, este material natural y orgánico ha vuelto a ponerse de moda. Y así lo demuestran nuevos diseños que aparecen cada día en el sector de la arquitectura. Unos diseños muy diferentes, pero en los que el uso de la madera es el punto en común.

Alfredo Häberli, es uno de los profesionales que ha colaborado en el relanzamiento de la madera como material de construcción. Sus trabajos son variados y ha realizado diseños y objetos muy diferentes, desde zapatos y joyas hasta todo tipo de mobiliario. Pero una de sus obras maestras ha sido, precisamente, una casa que nació como un experimento y con vocación de convertirse en un modelo a seguir, desde una perspectiva sostenible, en la que la que madera iba a retomar el papel protagonista que tuvo en el pasado.

Haussicht es el nombre que recibió el proyecto, que se materializó en 2016 en Alemania, en colaboración con Baufritz, una compañía especializada en la construcción con madera. “El objetivo principal era desarrollar un nuevo escaparate para la experiencia de Baufritz en la construcción de madera. Tenía que ser independiente, contemporáneo y único. Ese fue el desafío”, afirma Häberli en su página web.

El edificio se compone de dos partes diferenciadas. Por un lado, la casa principal; por otro, un ‘Stöckli’, una pequeña y típica construcción suiza a que sirve como residencia a los agricultores que se jubilan. Una de sus principales características es que el conjunto está diseñado para para adaptarse a las necesidades cambiantes de una familia.

Realizada casi por completo en una paleta de roble, aluminio, piedra y mármol, la casa guarda semejanza con la forma de un arca, que se distribuye en dos plantas.

En la parte exterior destacan su revestimiento de madera vertical pintada de gris con superficies anguladas, envueltas por una amplia terraza y rematadas con un techo de chapa inclinada.

El interior, en cambio, ofrece una la típica sensación de calidez de los hogares escandinavos. La planta superior es una zona muy espaciosa en las que la luz natural se introduce con total facilidad. Aquí se puede encontrar la cocina, el comedor y un balcón frontal. La sensación de apertura se potencia gracias a que no hay pilares y apenas paredes sólidas, sino que toma la forma de una especie de loft abierto con ventanas continuas. Además, se ha añadido un artilugio muy peculiar, un mueble giratorio con asientos en terrazas que también sirve como espacio de almacenamiento, llamado Media-Koje.

La planta inferior tiene una columna vertebral como foco visual y funcional: muebles empotrados con amplio espacio de almacenamiento que se extiende centralmente a lo largo de todo el edificio. Este mueble actúa como una partición y una pared trasera. Las habitaciones se disponen a su alrededor, para maximizar las oportunidades del espacio, que se convierten en nichos cuando se abren las puertas correderas.

Con su Haussicht, Häberli quiso romper los estereotipos asociados a las viviendas prefabricadas, de madera y ecológicas, y crear un modelo que sirviera de inspiración para los arquitectos y diseñadores del futuro. "Quería hacerlo un poco más elegante, un poco más atractivo. Creo que ese es el camino a seguir para convencer al público de comprar un diseño sostenible". Sin duda, con esta fantástica vivienda, el diseñador suizo consiguió su propósito.