Información sobre vivienda y economía

Monapart Barcelona: historia de una inmobiliaria que sólo quiere vender "casas chulas”

vivienda en venta de monapart barcelona

"Inmobiliaria para un estilo de vida" ó "tu casa, entendida ésta como algo más que cuatro paredes y un techo" así define Monapart Barcelona Su trabajo, consistente en que "encuentres viviendas fuera de lo común, esos espacios únicos y especiales que esconde toda ciudad". Y es que hay vida más allá de las viviendas con halógenos de diseño o cristales de climalit. También tienen encanto las casas de madera o las ubicadas en edificios del siglo xix. Pese a la crisis venden, lo que demuestra que el mercado también tiene sitio para las empresas inmobiliarias especializadas

A finales de marzo de 2010 y con la que estaba cayendo, tres profesionales sin experiencia en el sector inmobiliario fundaron monapart Barcelona, una compañía que comercializa y alquila viviendas diferentes, además de ofrecer servicios de personal home shopper, reformas, interiorismo y localización de espacios para rodajes de películas o sesiones fotográficas. Monapart Barcelona es una empresa 2.0, se está dando a conocer a través de las redes sociales, como twitter y facebook. "El boca-oído también está funcionando muy bien, al igual que el trabajo de calle", añade josé Luis echevarría, arquitecto y uno de los socio fundadores junto con eduard solé y Olga sala

En lo que llevan de vida, han vendido 7 viviendas ubicadas únicamente en Barcelona capital pero con vocación de expandirse a otras metrópolis. Para ellos vender casas en plena crisis inmobiliaria es “la normalidad” porque “no hemos vivido momentos mejores”. Echevarría comenta entusiasmado que “si crecemos en un momento malo, cuando comience la recuperación nos irá mucho mejor. Para nosotros la gran noticia es haber sobrevivido en 2010”, añade

Los tres fundadores se definen como una “post-inmobiliaria” con vocación global porque consideran una “injusticia” que se hable de ellos como una simple inmobiliaria. Intermedian viviendas cuyo comprador valora “los intangibles” pues consideran que el inmueble no es un activo financiero, sino un hogar. “No tenemos ninguna vivienda en cartera donde nosotros no viviríamos” señala echevarría. En su catálogo de pisos puedes encontrar desde viviendas ubicadas en edificios del movimiento modernista catalán a casas sin ascensor pero con maderas originales. Captan pisos “extraordinarios, es decir, que están fuera de lo ordinario, pisos auténticos, con materiales como madera, piedra o mármol”, señala echavarría

Tienen viviendas de todos los precios. Desde un loft que vale 1,7 millones de euros y que tiene 350 m2 con todas las características de un loft (pilares de fundición e instalación a la vista) a una vivienda que denominan el faro por tener sólo 23 m2 útiles pero que está situada en un 5º y que cuenta con terraza e impresionantes vistas a la ciudad de Barcelona, además de estar bien decorado” dice echevarría. “Para llegar hay que subir escaleras, “pero merece la pena”, señalan

Actualmente tienen más de una docena de viviendas en venta pero no tienen nada en alquiler porque “salen de la cartera muy rápidamente, en 20 días hemos conseguido alquilar la casa”, dice echaverría. Señala que las viviendas que tienen en cartera y cuyos propietarios han aceptado un precio ajustado a la realidad del mercado reciben una oferta seria en 90 días, que después pueden aceptar o no. “Hacemos una estrategia de precio, una valoración y ponemos un precio de salida y le cercioramos al cliente que en 90 días obtendrá una oferta seria. Las operaciones de venta se han cerrado con una caída sobre el precio de valoración de entre el 10% y el 15%. Nosotros intentamos convencer para que ajusten el precio de los pisos porque según los expertos el año que viene se depreciarán más los pisos y cada mes que pasa, se deprecia más la vivienda” puntualiza echavarría

¿Y qué cliente busca este tipo de vivienda? según monapart, el cliente es global, se mueve por todo el mundo y tiene entre 30 y 50 años. Suele ser un profesional liberal, directivo o gente del mundo del cine o la cultura. Dispone de una renta media-alta y no busca una vivienda de lujo, sino una vivienda “alternativa”. El perfil de cliente es el conocido como “bobo”, esto es, burgués bohemio

Monapart obtiene ingresos de la intermediación, del asesoramiento legal y financiero. Tiene unos honorarios de un 4% de base por operación pero josé Luis echevarría hace hincapié en que ninguno de los contratos que han hecho son iguales “pues negociamos términos, tiempos y los personalizamos”

Ver viviendas que venden monapart Barcelona en idealista.com