Información sobre vivienda y economía

Qué hacer con el dinero, ¿Ahorrar o invertir?

el problema de los productos vinculados es la letra pequeña
Autor: eva llorca - iahorro

Artículo escrito por Eva llorca, experta de
Iahorro.com

Es muy recomendable contar con un pequeño colchón para emergencias. Lo que denominas ahorro siempre es necesario para cubrir nuestras necesidades a corto y medio plazo. Pero si aspiramos a una calidad financiera mejor a largo plazo, debemos plantearnos dar el salto a la inversión, ¿cómo hacerlo y qué productos son más aconsejados?

Ahorrar

Cuando ahorramos no queremos correr riesgos. Nuestro capital lo depositamos en un depósito a plazo, en una cuenta de ahorro o cualquier otro tipo de cuenta bancaria de alta remuneración. La clave del ahorro financiero es que nuestro dinero esté a buen recaudo, lejos de cualquier cambio en las tendencias económicas, que pueda ir generándonos unos pequeños beneficios mes a mes y que siempre esté disponible en caso de necesidad

El ahorro financiero es beneficioso y recomendable para posibles emergencias del día a día o como protección a corto plazo. Pero este tipo de productos seguros no ofrecen una rentabilidad tan alta como los de productos bancarios de inversión. Lo más aconsejable es destinar una parte de estos ahorros a un producto de inversión que coincida con nuestras necesidades personales y financieras

Invertir

Con el fin de cubrir nuestros objetivos financieros a medio y largo plazo, una parte de ese dinero procedente del “colchón de ahorro” podemos destinarlo a productos que nos ofrezca una rentabilidad mayor

¿Existen riesgos? generalmente se asocia a la palabra inversión el concepto de riesgo y de inseguridad ante la posible pérdida de parte o la totalidad de nuestros ahorros, pero estos miedos son infundados

En el mercado bancario podemos encontrar un gran número de productos de inversión que se adaptan a nuestras necesidades y nuestro perfil inversor. Desde los productos más conservadores a corto plazo y más seguro como los productos de renta fija (con letras del tesoro, bonos u obligaciones), hasta lo que están indicados para aquellos inversores que admitan una inversión con un mayor componente de riesgo como la renta variable, el mercado bursátil o los fondos de inversión

A tener en cuenta

Con la suficiente información a nuestras espaldas, el conocimiento de los productos y un asesoramiento imparcial, no hay por qué tener miedo a equivocarse con la elección del producto de inversión más adecuado. Eso sí, debemos tener en cuenta algunos conceptos importantes:

- La rentabilidad: a poder ser, siempre hay que optar por aquellos productos que nos ofrezcan el mayor valor por nuestro capital con el menor riesgo

- El riesgo: debe analizarse con cautela, comparando y analizando la situación del mercado, observando las rentabilidades pasadas en dicho producto de inversión que pueda darnos una idea de cómo serán las rentabilidades futuras y siempre dejarse aconsejar por personas que conozcan el mercado o el producto. Aunque ojo, rentabilidades pasadas nunca garantizan rentabilidades futuras

- Leer la letra pequeña:  hay que leer bien el contrato para evitar sorpresas, cláusulas que nos hayan pasado desapercibidas y que escondan condiciones y supuestos que puedan poner en peligro la estabilidad de nuestra inversión

- Comparar: ver bien todos los productos antes de escoger el que más nos convenza. De esta manera podremos descartar productos de riesgo con rentabilidades similares a otros productos más seguros y que nos ofrezcan más confianza.

 

Descubre todos los productos de ahorro en iahorro.com