Información sobre vivienda y economía

Cómo la rehabilitación de la catedral de vitoria se convierte en un negocio para la ciudad (vídeo)

Autores: dani castillo, @pmartinez-almeida

La catedral de santa María en vitoria ha estado durante años en un segundo plano para la ciudad pero ahora se la considera “la cenicienta” de la urbe gracias al proyecto “abierto por obras”. Su esencia: permitir la visita de los ciudadanos a la catedral y a lugares nunca vistos de su interior mientras se está llevando a cabo la rehabilitación del templo en el que se inspiró el escritor ken follet para su libro "un mundo sin fin". El resultado es acercar a la gente una actividad que generalmente se realiza a espaldas del ciudadano y que además se ha convertido en negocio para la ciudad, ya que está ayudando al crecimiento económico y turístico de vitoria. Se estima que cada euro que se invierte en dicha rehabilitación genera de forma indirecta tres para la ciudad

La catedral de santa María de vitoria, conocida popularmente como la catedral vieja, data de 1181. Casi ocho siglos después, en 1902 sufrió un incendió que destrozó gran parte de su estructura. Desde entonces ha sufrido numerosos intentos de mejora sin éxito, hasta el punto que a mediados de los 90 estuvo a punto de cerrarse al público por los graves problemas estructurales que arrastraba

En ese instante nace el proyecto “abierto por obras”, que no sólo ha logrado mantener sus puertas abiertas sino que además ha permitido recuperar la zona más antigua de la ciudad y hacer rentable el proyecto de rehabilitación

El director del proyecto y arquitecto de la obra, Juan Ignacio lasagabaster Gómez, explica a idealista news que la idea surgió en 1998 junto a Gonzalo arroita, ex director gerente de la fundación catedral santa María. Durante ese año se organizaron grupos de visitas guiadas a lo largo y ancho de “los numerosos e inimaginables recovecos que tiene la catedral”. Fue tal el éxito de público, que pensaron que podía ser interesante mantener abierta la catedral al ciudadano y al turista mientras se realizaban los trabajos de remodelación

La original visita no sólo permite ver los progresos de sus trabajos a través de andamios y pasarelas dispuestas para dicho paseo, sino que además deja ver las excavaciones arqueológicas, disfrutar de las esculturas góticas de las tres portadas de la catedral, pasear por el triforio, visitar el coro o andar por los 1.000 m2 de criptas que han estado ocultas durante años. Además, permite ver las fosas de la muralla, los fósiles que se han descubierto y subir a la torre en ascensor para disfrutar de las vistas de la ciudad, cuyo centro ha experimentado un cambio radical apuntalado por la rehabilitación de la catedral, ganando atractivo como destino turístico

“Abierto por obras no es sólo un lema, es una manera de entender el patrimonio, de contarlo y de hacer participar a la gente en ese proceso porque estamos manejando dinero público y esto concierne a todo el público en general”, explica con vehemencia lasagabaster. Añade que es un proyecto rentable, ya que los estudios que se han realizado indican que se obtienen tres euros de retorno por cada euro invertido en la rehabilitación. “Esto demuestra que la conservación del patrimonio es una actividad económica importante y además tiene una ventaja y es que no se deslocaliza”, comenta

El número de visitas que tiene la catedral es de unos 105.000-110.000 visitantes al año y ya han alcanzado el millón desde el inicio del proyecto. La entrada cuesta ocho euros, una cifra que consideran baja con respecto a lo que cuesta visitar otros monumentos fuera de España

¿Cuáles son las fuentes de ingresos de “abierto por obras”?

Abierto por obras cuenta con unos ingresos estables a través de los patronos de la fundación de la catedral de santa María y dichos patronos son la diputación de álava, que aporta 1,1 millones de euros anuales, el ayuntamiento de vitoria, que invierte 600.000 euros anuales, y el obispado, que aporta 180.000 euros al año. Además, cuenta con una financiación complementaria variable por parte del gobierno vasco que suele ser de unos 250.000-300.000 euros anuales y también contaba con la ayuda del ministerio de cultura, que subvencionó este proyecto hasta 2010

Además, indica que el proyecto tiene un programa de mecenazgo que se llama "los pilares de vitoria" y que consiste en vincular una empresa de manera simbólica a un pilar. Cuentan con la ayuda económica o en especie de una compañía de ascensores, de varios periódicos, de la fundación vital o el círculo de fundadores, que son los amigos de la catedral

Este modelo de negocio podría extrapolarse a todo el patrimonio carente de conservación que hay en España, según lasagabaster. De esta forma, asegura que se han puesto en contacto para “vender” este proyecto a la comunidad de Madrid. Recuerda que muchos de los monumentos que hay vacíos en España podrían generar ingresos a través del cobro por ver la rehabilitación “in situ” y lugares cerrados al público

El último mensaje que lanza el director del proyecto es que “todos tenemos un sueño y el nuestro es que no se queden las cosas estereotipadas y congeladas. Conservar el patrimonio no es algo de las élites culturales, sino de toda la sociedad”. Preguntado sobre el inminente fin de la rehabilitación de la catedral, contesta que “las catedrales nunca se terminan. Las obras de restauración pasarán a ser obras de conservación permanentes”. El próximo lema será “abierto por mantenimiento”