Información sobre vivienda y economía

La otra guerra de putin: intelectuales rusos se unen para evitar la demolición de la histórica torre shújov

Autor: Redacción

Es la torre eiffel rusa, o al menos así es como les gusta llamarla a los habitantes de moscú. La pirámide metálica de la torre de shújov en moscú, diseñada por el ingeniero vladimir shújov entre 1920 y 1922, es uno de los grandes hitos de la ingeniería civil del siglo xx, además de uno de los mejores  ejemplos de arquitectura constructivista. Pero, si nadie lo remedia, tiene los días contados 

Tras décadas semiabandonada, esta estructura hiperboloide de malla de acero y 150 metros de altura, encargada por el mismísimo lenin para difundir el comunismo a través de la entonces puntera tecnología radiofónica, se enfrenta a su incomprensible fin: el pasado 25 de febrero el comité estatal de radio y televisión ruso acordó su demolición

Situada en el sur de moscú, en la calle shabolovka número 37 –de ahí que también se la conozca como torre shabolovka–, se encuentra a sólo unos pocos kilómetros del kremlin. Y ahí precisamente se encuentra su única esperanza de salvación: decenas de intelectuales rusos e internacionales se han dirigido en una carta a vladimir putin pidiéndole que interceda por la obsoleta torre de comunicaciones reconvertida en alma del skyline moscovita

En 2009 el presidente ruso se mostró a favor de la restauración de la torre y su consolidación como atracción turística. Finalmente no se acordó nada y ahora, ante el inminente derribo, todavía no se ha pronunciado al respecto

Es más, alejada de las principales rutas turísticas de la capital rusa, las autoridades han permitido que la estructura se deteriorase durante años para que no quedase más remedio que tirarla abajo liberando uno de los solares más atractivos de moscú, según denuncian el grupo de defensa del monumento, encabezado por el fotógrafo británico richard pare y el arquitecto japonés tadao ando, premio pritzker –algo así como el nobel de arquitectura– en 1995

“En la mayor parte del área central de moscú, en la que se encuentra la torre, no se puede construir edificios de más de nueve plantas. Por eso el derribo de la torre de la radio, con una altura de 150 metros, permitiría la edificación de un bloque de hasta 50 plantas, una oportunidad de oro para delincuentes modernos”, aseguran los intelectuales en su declaración

El diario ‘the new york times’ asegura que el ministerio de comunicaciones ruso también se ha planteado la desmantelación y cambio de ubicación de la torre, pero sus defensores dudan de que sea posible y “en el caso que sea posible se rompería el vínculo entre el monumento y el barrio de shabolovka, uno de los mejores ejemplos de urbanismo soviético” 

Es decir, el presidente vladimir putin tiene en sus manos el futuro de esta aguja metálica que iba a ser el doble de alta que la torre eiffel pero que se recortó por la escasez de materiales. Si no se pronuncia, el próximo 24 de marzo se emitirá la orden definitiva de derribo

Ver más noticias de: 
MoscúRusia