Información sobre vivienda y economía

Vídeos 360º: la fórmula para vender casas a compradores que están a miles de kilómetros

Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

¿Por qué trocear el salón en varias fotografías si puedes mostrarlo en una sola panorámica espectacular y en video? Eso es lo que están haciendo muchos propietarios para exponer con mayor realismo y fidelidad sus casas a través de la tecnología 360º. De esta manera un inversor que vive en Reino Unido, Rusia o China no tiene la necesidad de viajar miles de kilómetros para saber si le puede interesar o no una propiedad.

La mirada humana se parece más a una vista panorámica que a una foto estática y frontal, por muy amplia que sea la lente de la cámara. Aunque concentremos la mirada en un punto, nuestra forma de mirar las cosas consiste en curiosear: mirar hacia derecha e izquierda, al suelo y al techo.

Movemos la cabeza de un lado a otro cuando visitamos un piso. Por eso, en todo el mundo ya están vendiendo casas con vistas de 360º. No son fotografías sino complejos vídeos realistas en los que, además, el propietario –o el agente inmobiliario– hace comentarios “de las espectaculares vistas”, o del “amplio salón”. La persona que lo está viendo puede comprobar las bondades del inmueble moviendo la imagen, como si fuera su cabeza, hacia los cuatro puntos cardinales.

Un video de 360º imita la mirada humana. Permite abarcar todos los puntos de vista que abarcaríamos si estuviésemos visitando un piso, una casa o una oficina.

Para realizar esta clase de videos se emplean unos soportes donde van encajadas varias cámaras: una vez grabada la escena, un programa monta todas las imágenes en un solo vídeo, que se puede subir a cualquier web inmobiliaria para atrapar a los clientes, mostrando vistas espectaculares de cualquier casa.

Debido a cierta complejidad en su grabación, los videos de 360º los suelen realizar compañías especializadas. Lo ideal es que la cámara acompañe a la persona que muestra la casa, para dar la idea de una visita real.

La persona que está viendo el video en 360º tiene en la pantalla un comando que, como en los mapas de Google, le permite dirigir la vista hacia donde quiera. Ojo, no es una visita realizada en realidad virtual, sino una visita lo más parecida a la realidad.

Si la empresa que ha realizado el video tiene el cuidado de penetrar en la casa o la oficina, y moverse como lo haría un cámara de cine, la visita es mucho más dinámica. Si se queda quieta en una parte de la casa, pierde espectacularidad. Se pueden combinar los videos con montajes de los planos de la vivienda para ayudar al cliente a ubicar cada una de las estancias.

Los videos de 360 grados son las nuevas formas de comercializar propiedades junto con las técnicas como el Hyperlapse de Instagram, el Periscope de Twitter, y la realidad virtual: tecnologías para de los agentes inmobiliarios y los propietarios que permiten hacer fácil las vistas de sus propiedades inmobiliarias.

Algunos ejemplos: 

Una villa italiana

Un piso

Una casa de lujo

Un loft en NY