Información sobre vivienda y economía

Requiem por un alquiler barato: solo uno de cada cuatro pisos en capitales cuesta menos de 500 euros

Autor: Redacción

El progresivo incremento de los precios del alquiler desde mínimos está provocando que encontrar una vivienda para alquilar por menos de 500 euros mensuales en cualquier capital española sea cada vez más complicado. En el mes de noviembre de 2016, únicamente el 27,1% de las viviendas anunciadas en idealista mostraba un precio inferior a esa cantidad, frente al 35,9% de las que se registraban en el mismo mes de 2013, el ‘annus horribilis’ del mercado inmobiliario.

Los datos de los alquileres más económicos se desglosan entre 2,1% de los arrendamientos más baratos (con un precio inferior a los 300 euros mensuales) y el 25% de aquellos entre 300 y 500 euros.

La mayoría del mercado se mueve entre los 500 y 1.000 euros, que es la horquilla en la que se encuentran el 44,5% de las ofertas (en 2013 eran el 50,2%), mientras que el 13,3% está situado entre los 1.000 y los 1.500 euros (era el 8% hace tres años), y por último el tramo en el que se incluyen los alquileres más caros, con precios superiores a los 1.500 euros mensuales, que ya suponen el 15,2% del total de la oferta (eran el 6% en 2013).

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, “los datos ponen de manifiesto que el mercado del alquiler ha cambiado definitivamente de rumbo, pero la fortísima demanda que experimenta puede provocar que muera de éxito. Por eso se hacen imprescindibles medidas que impulsen la aparición de nuevas viviendas en el mercado con el fin estabilizar los incrementos de precios”.

Capitales por debajo de 300 euros

La ciudad en la que existe un mayor porcentaje de viviendas que se arrendan a precios muy económicos (por debajo de los 300 euros mensuales) la encabeza Ciudad Real, donde el 22,8% de los anuncios están por debajo de ese umbral. Le siguen las ciudades de Teruel (20%) y Lugo (17,6%).

Los mercados con más del 10% de su producto muy económico se completan con Ourense (15,2%), Ávila (14%), Huesca (12,5%), Cuenca (11,1%), Castellón (10,8%) y Zamora (10,8%). En el lado opuesto están las ciudades de San Sebastián (donde no hay nada por debajo de esa cantidad), Palma de Mallorca (0,1%), Barcelona (0,1%) y Madrid (0,2%).

En esta misma línea, San Sebastián es la ciudad en la que menos alquileres hay en el mercado por los 300 y los 500 euros mensuales: sólo 0,6% de la oferta de la ciudad está por debajo de esta horquilla. Le siguen Barcelona (1,4%), Bilbao (1,4%), Madrid (3,8%), Palma de Mallorca (4,5%), Vitoria (5,3%) y Pamplona (8,5%).

En el lado opuesto se encuentra la ciudad de Zamora, donde los 78,7% de los anuncios tienen un precio de entre 300 y 500 euros, seguido por Cáceres (75,2%), Ourense (73,8%), Ávila (73,7%), Lugo (73,1%), Cuenca (71,9%), Huesca (70,8%) y Badajoz (70,6%).

Los casos de Barcelona y Madrid

Las dos principales ciudades españolas han marcado incrementado el ritmo de crecimiento en sus precios en los últimos años, lo que ha provocado que el “dibujo” del panorama del alquiler se haya modificado sustancialmente. El tramo más bajo del mercado, por debajo de los 300 euros, es prácticamente inexistente en ambas ciudades, una situación que se repetía en 2013. Entre los 300 y los 500 euros en cambio la oferta era en 201 del 7,8% del total en Barcelona y del 10,6% en Madrid, unas tasas que en 2016 se han reducido al 1,4% en la capital catalana y al 3,8% en la madrileña.

En el segmento de viviendas entre 500 y 1.000 euros mensuales la caída de su relevancia en el mercado ha sido aún mayor. En Barcelona suponían el 67,9% del total hace 3 años, mientras que ahora solo suponen el 32,3%. En Madrid, esta caída es un poco más moderada pero aún resulta significativa: pasa del 59,9% de 2013 al 43,1% actual.

En las dos ciudades el incremento de los precios ha derivado los precios hacia los segmentos más altos del mercado. En 2013 sólo el 8,1% de las viviendas anunciadas en idealista en Barcelona tenía un precio superior a los 1.500 euros mensuales, mientras que en la actualidad el porcentaje alcanza el 36,5% del total del parque. Del mismo modo, en Madrid los alquileres más exclusivos suponían el 14,9% del mercado, mientras que hoy en día han aumentado hasta el 31,3%.

Por último, la horquilla entre 1.000 y 1.500 euros también se ha visto fortalecida en los últimos años, pasando del 16,1% al 29,8% en Barcelona y del 14,5% al 21,6% en Madrid.