Información sobre vivienda y economía

Adiós a Carme Chacón, la ministra de Vivienda que impulsó el 'desahucio exprés'

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

“Vamos a reforzar los medios judiciales para agilizar los desahucios”. Estas 10 palabras resumen los 278 días de Carme Chacón al frente de la cartera de Vivienda justo al final de la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. Quizá anticipando el ‘tsunami’ inmobiliario que se nos venía encima, una de las obsesiones de la malograda Chacón fue fomentar el alquiler protegiendo a los propietarios. Para ello impulsó una serie de medidas para impulsar los arrendamientos, entre ellas las medidas que sentarían las bases del futuro ‘desahucio exprés’.  

“La mejor ayuda que podemos dar a los propietarios es la garantía legal, son muchas las personas que se animarían a alquiler su vivienda vacía si se sintieran más protegidos frente a los morosos sistemáticos y profesionales”, explicó Chacón en septiembre de 2008 durante la comparecencia en la que anunció la creación de 10 juzgados específicos para agilizar los desahucios por impago del alquiler.

La intención de la entonces ministra de Vivienda era rebajar el tiempo que un propietario tardaba en recuperar una vivienda por impago de la renta, un proceso judicial que hasta ese momento superaba ampliamente el año.

La idea que después apuntaló su sucesora en el cargo, Beatriz Corredor, en la ley de 2009 pasaba por recortar esos tiempos para que los propietarios de a pie perdiesen el miedo a alquilar su vivienda ante la posibilidad de encontrarse con un inquilino moroso.

Además de esta medida, Chacón aprovechó su periplo inmobiliario para ofrecer a los dueños de viviendas arrendadas un seguro de alquiler frente a impagos y desperfectos a través de la Sociedad Pública del Alquiler (SPA). También aprobó la concesión de una ayuda de hasta 6.000 euros a los propietarios de pisos de hasta 120 metros que pongan sus inmuebles en el mercado de alquiler.

Sin embargo, junto a las líneas generales del ‘desahucio exprés’, la otra gran medida de Chacón como titular de Vivienda fue la puesta en marcha de la Renta Básica de Emancipación, una subvención de 210 euros al mes para que jóvenes de entre 22 a 30 años que no ingresaran más de 22.000 euros brutos anuales pudiesen salir de casa de sus padres con la garantía de poder pagar el alquiler.

La ayuda se concedía por un máximo de cuatro años, con lo que el importe total al que que se podía optar alcanzaba los 10.080 euros, a los que se sumaba una ayuda de 600 euros para la fianza y un aval equivalente a seis meses de renta.

Tras la segunda victoria electoral de Zapatero en 2008, Carme Chacón dejó el ministerio de Vivienda para convertirse en la primera mujer en encargarse de la cartera de Defensa, convirtiéndose en una de las caras más reconocibles del último gobierno socialista.