Información sobre vivienda y economía

La nueva moda de los extranjeros: comprar casas rurales para rehabilitar en Asturias

Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

Ingleses, alemanes, franceses, norteamericanos... Antes venían como turistas y se iban. Ahora se quedan en España. Compran viejas casas situadas en parajes rurales. Este año ha aumentado un 21% esa forma de comprar viviendas solo en Asturias. Quieren sobre todo estar rodeados de naturaleza.  

España está viviendo un nuevo auge de la inversión en vivienda y de alquileres turísticos. Pero ese auge está ceñido a las grandes capitales o a los enjambres de desarrollos de la costa. Los fondos de inversión se han gastado 888 millones de euros en el primer semestre en adquirir viviendas en España, según la consultora JLL.

Pero cada vez hay más extranjeros que eligen el norte, concretamente Asturias. El año pasado se registraron 347 operaciones de adquisición de viviendas. Quizá no sea mucho comparado con la Costa del Sol, pero esa cifra no se recordaba desde hacía una década. Y lo que están comprando son casas en el oriente asturiano para rehabilitarlas y vivir rodeados de naturaleza.

El diario La Nueva España cuenta el caso del pintor estadounidense Forrest Roche. Conocía España porque había vivido en Madrid y en Marbella. Pero buscando por internet, se enamoró de una casa en Cetrales, en Asturias, una casa rodeada de montañas y de bosques. La adquirió, la rehabilitó y ahora vive en ella. 

Comprar casas en Asturias y rehabilitarlas había sido en la época de las vacas gordas una costumbre de muchos españoles que deseaban lo mismo que Roche: salir del turismo de sol y playa, y vivir rodeados de naturaleza. Pero ahora es la costumbre de alemanes, franceses, ingleses y norteamericanos. 

La ventaja para estos nuevos habitantes son los precios. En Asturias, el precio promedio por metro cuadrado de una vivienda es de 940 euros por metro cuadrado. La media nacional es casi el doble: 1.624 euros.

Es más, el precio promedio en Asturias ha descendido un 15% respecto a 2015, según informaba el Consejo Nacional del Notariado, citado por La Nueva España. Y si se trata de comprar una casa rural, ese precio es aún más bajo.

Para los ciudadanos de países con mayor renta per cápita que la española, es una buena inversión, no solo desde el punto de vista financiero, sino, sobre todo, una inversión en calidad de vida.