Información sobre vivienda y economía

El Gobierno prorroga la suspensión de los desahucios hipotecarios hasta 2024

lamoncloa.es
lamoncloa.es
Autor: Redacción

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto-Ley que prorroga cuatro años más la suspensión de los desahucios hipotecarios, lo que supone que hasta 2024 ninguna persona en situación de vulnerabilidad podrá ser expulsada de su domicilio por impago de la hipoteca. Además, se amplía el concepto de persona vulnerable a familias monoparentales con un solo hijo.

Se amplía el concepto de colectivo vulnerable, de forma que además de los titulares de la hipoteca que estén en posición de desempleo o familias con algún miembro con discapacidad, en situación de dependencia o mayores de 60 años, se incluyan como beneficiarios de la suspensión de lanzamientos a familias monoparentales con un solo hijo.

Además, se establece que el nivel de ingresos familiares máximo para acogerse a esta medida se incrementará en función del número de hijos. Según ha explicado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para calcular el nivel de ingresos "se aplicará un coeficiente multiplicador en función del número de hijos". 

Se avecinan medidas para evitar desahucios por alquiler

La prórroga a la suspensión de los lanzamientos para los deudores hipotecarios más vulerables coincide con el anuncio de que el Gobierno quiere sacar adelante en los próximos meses una moratoria de los desahucios por el impago del alquiler, que suponen dos tercios de los lanzamientos ejecutados por los juzgados en España. 

Y es que está previsto que para este verano se lleve a cabo una reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que incluirá medidas para frenar los desahucios de los arrendamientos, además del famoso control de los precios del mercado del alquiler. 

La moratoria solo afectará a los pisos en manos de grandes propietarios (deben tener 10 o más viviendas) y se pondrá en marcha siempre que no exista una alternativa habitacional para las personas vulnerables que vayan a ser desahuciadas. Por ejemplo, parados, familias con algún miembro discapacitado, dependiente, enfermo o víctima de violencia de género, así como familias con menores de edad a cargo (incluyendo familias monoparentales).