Información sobre vivienda y economía

La galerista Diana Llamazares y el uso de vídeos 3D para comprar obras de arte para la vivienda

Diana Llamazares, actual directora de Galería Llamazares
Diana Llamazares, actual directora de Galería Llamazares
Autor: Carlota Morán

La galería de arte Llamazares, situada en Gijón, lleva más de 15 años dedicándose a la promoción del arte contemporáneo colaborando con artistas emergentes de una gran variedad cultural. Hablamos con su directora, Diana Llamazares.

Desde que se inauguró ya en el año 2005, la empresa ha visto cambiar completamente la forma de difundir el arte y de consumirlo. A principios de este año Diana asumió la dirección total de la galería, que antes estaba en manos de su madre Gema Llamazares, y en ese momento decidieron actualizar su funcionamiento renovando la página web e introduciendo nuevas tecnologías.

La más llamativa ha sido el uso del formato 3D, el cual les permite realizar exposiciones online mostrando sus diferentes obras desde varias perspectivas sin necesidad de que el comprador acuda presencialmente a la galería. Ante la pregunta de cómo se les ocurrió el uso de este nuevo formato Diana nos comenta que fue gracias a la empresa RedCollectors. Su directora, Elisa Hernando, les sugirió la idea de realizar videos 3D a través de Idealista, el marketplace inmobiliario líder del sur de Europa. Con la situación de pandemia y las galerías cerradas ha sido necesario encontrar nuevas formas de acercar las exposiciones y las obras al público. De hecho, cuando preguntamos sobre la acogida que ha tenido el uso de esta tecnología por parte de los compradores nos cuenta que las ventas internacionales han aumentado exponencialmente y gracias a las estadísticas han podido comprobar además que el formato de exposición que mejor ha funcionado han sido sin duda los vídeos 3D.

La pandemia ha pasado factura también al mundo del arte y no sólo en la forma de disfrutarlo y consumirlo, sino también en las creaciones artísticas. Diana Llamazares nos explica que el arte se basa en las experiencias personales y esto siempre se muestra en el resultado final. Un ejemplo de ello son las obras de Jesús Zurita, el autor de la primera exposición que tuvieron después de la cuarentena en la galería. En su trabajo expone la experiencia vivida en los meses de encierro y refleja un proceso de elaboración que comenzó a raíz de la pandemia.

Obra de Jesús Zurita / RedCollectors
Obra de Jesús Zurita / RedCollectors

Diana nos comenta además que la producción de arte aumentó mucho durante el periodo de confinamiento e incitó a los artistas a ir más allá en su investigación a la hora de crear, como es el caso de Alejandro Botubol, artista cuyas obras se encuentran actualmente expuestas en su galería.

obra Alejandro Botubol / RedCollectors
obra Alejandro Botubol / RedCollectors

Respecto al mercado del arte, queremos saber qué estilo o estilos considera que están teniendo mayor tirón actualmente entre los clientes, especialmente los que compran con la intención de tener una obra en casa. La galerista nos explica que hay mucha pluralidad y, aunque no existe un estilo que actualmente sea más recurrido, sí que es cierto que alguien que no tiene experiencia en la compra de arte puede decantarse más por una figuración o paisaje ya que son géneros más tradicionales con los que el comprador puede sentirse más cómodo en un inicio, pero al final cada uno se deja guiar por la obra que realmente le inspira cuando la ve.

A la hora de colocar una obra de arte en casa, Diana Llamazares reconoce que los cuadros y fotos son los dos formatos más utilizados, y las zonas que más se suelen decorar son las que tienen una función más social, tratándose principalmente de un salón o un vestíbulo donde suelen ir destinadas muchas piezas. Este tipo de arte es el más elegido también por el cliente que acaba de comprar una vivienda, sobre todo en los casos en los que se trata de un comprador con poca experiencia. El papel, nos explica, suele ser más asequible y la pintura al final es el formato más tradicional y que mejor se entiende. Por eso, el arte de pared acaba siendo el más recurrido por parte de estos compradores, mientras que piezas de escultura u otros formatos más complejos son menos utilizados a la hora de llenar nuestra casa.

En definitiva, el mundo de la compraventa de arte ha evolucionado mucho durante los últimos años. Ahora se trabaja mucho más online y este nuevo formato 3D ayuda a alcanzar a un público más amplio, sin barreras de localización u horarios pudiendo acceder a las piezas directamente desde casa. Diana afirma que la digitalización de las exposiciones les ha ayudado a profesionalizar su empresa y que esta actualización llega para quedarse. En su opinión, mantener un espacio físico de exposición donde los artistas puedan tener sus obras expuestas en persona sigue siendo necesario, pero no considera que el uso de las nuevas tecnologías vaya a acabar con este formato: únicamente lo complementa y aumenta enormemente la visibilidad del arte.