Información sobre vivienda y economía

La historia que los medios internacionales publicaron y era falsa: un perro que vendía una mansión

No era real, sino una campaña de marketing orquestada por el actual propietario de la mansión, un empresario de origen italiano

Realtor
Realtor
Autor: Redacción

Una venta de lo más estrafalaria, con nombre de ‘celebrity’ entremedias, apareció en muchos medios de EEUU y también internacionales después de que saltara la noticia en periódicos locales de una venta inusual de una mansión en Miami, una antigua propiedad de la cantante Madonna, por 31,7 millones de dólares, algo más de 28 millones de euros al cambio actual. Hasta aquí todo normal, si no fuera porque el vendedor ha sido un perro pastor alemán millonario, Gunther VI, descendiente de una saga ilustre de caninos que heredaron su fortuna de una condesa alemana.

Una historia, sin duda de los más llamativa, pero que ha resultado ser falsa, según ha descubierto The New York Post al día siguiente de saltar en los medios. “Gunther VI duerme ahora en el dormitorio principal donde en su día descansó la mítica Madonna, una de las estrellas de la música pop de los últimos 40 años”, afirmaban en alguno de los vídeos grabados por varios medios.

Según cuentan, el perro de raza pastor alemán es el tercero en un linaje de caninos con pedigrí que heredó una fortuna de su bisabuelo Gunther III, el favorito de la condesa alemana Karlotta Liebenstein, tristemente fallecida en 1992. En aquel momento, un fideicomiso se hizo cargo de la enorme fortuna cedida al animal, de unos 150 millones de dólares, entre los que se encuentra está mansión de estilo mediterráneo situada en Cayo Vizcaíno, y construida en 1928.

Toda una mentira, o una buena campaña de marketing, si se quiere ver desde otro punto de vista. ¿Puede un animal ser el propietario de una vivienda? “Simple y llanamente, no. Una mascota, y ningún animal, puede heredar una propiedad en EEUU”, según ha confirmado el medio neoyorquino. “Lo que sí se puede hacer es reservar un dinero a una organización (fideicomiso) que se encargue de su cuidado”, concretan en la noticia.

La realidad es que la mansión es propiedad de un empresario de origen italiano, Maurizio Mian, de 65 años, algo excéntrico y con mucha imaginación, o muchas ganas de hacerse famoso. Mientras el pastor alemán, que no se llama Gunther, pertenece a una protectora de animales.