Información sobre vivienda y economía

Cómo enseñar una vivienda para su venta con hijos y un perro viviendo ahí

Autor: luminahomestaging

Artículo escrito por barbara dircksens y caroline jurgens, socias fundadoras de lúmina home staging

Hace unas semanas, se publicó el vídeo “un home staging, por dentro” en idealista news. Hemos recibido algunos comentarios sobre cómo presentar una casa en venta cuando los propietarios siguen viviendo allí durante la venta. Alguien nos comentó: “encuentro mi piso estupendamente equipado para la vida real, con muebles de guardar cosas cotidianas, ojalá no hiciera falta tanto mobiliario, estaría todo amplio y más fácil de limpiar.” y otra persona nos preguntó: “¿Cómo puedo potenciar mi casa para la venta si estoy viviendo en ella con mi marido, perro y 3 hijos?”

Y es cierto, no es fácil desprenderse de todos los muebles y cosas que tenemos en una casa, para mostrar la vivienda que se quiere vender. Como decimos también en el vídeo, el reto es aún mayor cuando los propietarios están viviendo en la casa que está a la venta

Pero si realmente quieres vender lo antes posible y no bajar el precio de venta, hay que recordar:

En general, el comprador de una vivienda está buscando una casa amplia y con suficiente sitio para guardar cosas. Si al entrar en una casa, parece faltarles espacio a los propietarios actuales, el comprador puede perder fácilmente interés. Por esta razón es importantísimo despejarla y presentarla de forma diáfana

Aunque en la vida diaria tu baño se presente de esta forma, durante la época en venta, procure presentarlo como si fuera el baño de un hotel

Además, hay que despersonalizar la casa. Es decir quitar todos los objetos personales (fotos personales, arte muy llamativo, colecciones de cualquier tipo y cualquier objeto religioso, de un club de fútbol o de un partido político). Está demostrado que en una casa con muchas objetos personales, el comprador potencial se siente como un intruso durante la visita y le cuesta el doble imaginarse a sí mismo viviendo allí. Indudablemente, es justo el efecto opuesto del que quieres conseguir

La mayoría de la gente acumula muchas cosas, especialmente cuando  uno ha vivido durante mucho tiempo en la misma casa. Todos los armarios están a tope, en el garaje o en el trastero casi no se puede ni entrar y las paredes están llenas de cuadros y fotos. Ordenar la casa es un proceso lento y laborioso, pero vale la pena porque te ahorras el tiempo y el esfuerzo en el momento de la mudanza (que de por sí es un momento muy estresante con un montón de cosas por organizar)

¿Pero cómo se hace en la práctica?

Entendemos que parece difícil vivir sin tus cosas de la vida diaria, pero en realidad no hace falta tener todas las cosas siempre a tu alrededor, sólo hay que seleccionar bien  

1) cosas que puedes tirar o donar

Primero, analiza si tus cosas siguen funcionando, si no, es el momento de tirarlas o de llevarlas a un punto limpio o un reparador. Luego, con cada cosa que sí funciona, pregúntate si realmente lo necesitas o lo vas utilizar

2) cosas que hay que guardar pero no hace falta tenerlas a mano en la época de venta

• cosas estacionales, por ejemplo la ropa de invierno (o bien de la estación en que no estamos), los esquíes, mantas gordas, edredones etc.

• artículos de deportes o aficiones que ya no practicas (o en este época no)

• tu colección privada de porcelana, figuritas, imanes o cualquier otra cosa que a ti personalmente te gusta, pero que ocupa espacio

• tus libros y discos de música

• un exceso de muebles; estanterías, sillas extras, sillones etc.

• administración de hace un par de años (que sí hay que guardar pero no hace falta tenerlo a mano)

En el comedor se nota las huellas de la vida diaria: muebles y objetos distribuidos para la comodidad, en lugar de destacar la amplitud de la estancia. Ahora invita a cenas con amigos, en lugar de asemejarse a un almacén de libros

Todas estas cosas pueden ser guardadas en un rincón del ático, garaje o trastero; siempre y cuando se pueda apreciar todavía el tamaño de esta estancia. Si tienes la casa sobrecargada, piensa en guardar algunas cosas en casa de un familiar o amigo o bien alquila un guardamuebles. De esta forma podrás tener la casa más diáfana, algo que es importantísimo para una buena presentación. Esta inversión la vas a recuperar vendiendo la casa más rápida y por mejor precio

3) cosas que necesitas diariamente

Entendemos perfectamente que si sigues viviendo en tu casa, necesitas algunas cosas básicas  para cocinar, para bañarte, vestirte, o para los niños o mascotas

La solución será guardar lo básico, pero bien ordenado. Después de haber hecho la selección, te quedará mucho más espacio dentro tus armarios y allí puedes guardar todo lo que necesitas tener a mano

O cómprate unas cajas o cestas. De esta forma puedes guardar tus productos de higiene personal en el cuarto de baño, tus especias en la cocina, tus enseres personales en el salón etc. en cuanto viene un comprador potencial a visitar la vivienda, en 2 segundos puedes dejar las cestas dentro un armario, para que no estén a la vista

La foto del después muestra bien el efecto que puede tener el orden y la limpieza en una cocina. Con una cocina presentada de esta forma, sola hace falta encender las luces para la imagen perfecta

Por cierto, recuerda que vivir en tu casa cuando esté en venta también tiene sus ventajas: la casa no parece abandonada o desolada (que de verdad da un aspecto muy triste), se puede airear la vivienda más fácilmente y todo queda mejor mantenido

Esperamos que estos consejos te ayuden a organizarte antes de poner tu casa en venta. Tener la casa ordenada y diáfana fácilmente puede marcar la diferencia entre vender o no vender

Visitar la web de lúmina home staging