Información sobre vivienda y economía

Toma nota: estas son las 6 nuevas tendencias del diseño para los próximos meses

Interiør skønne hjem / Houzz
Interiør skønne hjem / Houzz
Autor: houzz

No se puede saber con certeza qué materiales y combinaciones de colores predominarán ni qué línea de desarrollo seguirá el diseño danés en los próximos años, pero el festival 3 Days of Design –celebrado en Copenhague en junio– ofreció al equipo editorial de Houzz Dinamarca un avance de qué será tendencia próximamente en este sector. Allí, cerca de 100 empresas y organizaciones presentaron sus nuevos productos, además de compartir sus puntos de vista sobre el futuro del diseño en Dinamarca. Hemos escogido seis tendencias que estamos seguros de que acabarán llegando a varios rincones del planeta.

1. El fin de las cocinas blancas

Durante mucho tiempo, el blanco ha sido la elección de color estándar –y el gran favorito– para las cocinas escandinavas, especialmente las danesas. Los nuevos diseños presentan unos esquemas decorativos mucho más coloridos, algo que podemos apreciar en los proyectos de la marca &shufl, entre otras muchas. Esta compañía nació hace cuatro años y fue la primera en especializada en personalizar y embellecer las cocinas de Ikea.

El dogma de &shufl es: ¡se acabó el color blanco! “Estábamos cansados de tanta cocina blanca, parecían todas iguales y, personalmente, estaba aburrido de que solo se compraran este tipo de diseños por ser la opción segura”, confiesa Kristoffer Brems, cofundador de &shufl.

“Cada vez más y más gente coincide en que las cocinas no tienen por qué ser blancas y, actualmente, lo que buscan nuestros clientes es que sus espacios destaquen un poco. Recientemente, hemos percibido una apuesta clara por el color en todo el sector: incluso los proveedores de cocinas más tradicionales están empezando a incorporar colores en sus diseños”.

En concreto, los materiales naturales cálidos, como el corcho y la madera, se están convirtiendo en los protagonistas de las cocinas modernas de estilo nórdico. “En general, las cocinas están cada vez más influenciadas por el 'hygge', concepto de origen danés. En los últimos años, el 'hygge' no se había llegado a plasmar en este rincón del hogar: hasta ahora, las cocinas solían parecer más bien clínicas dentales”, declara Kristoffer.

2. Esquemas de un solo color

Este deseo de contrarrestar nuestras agitadas vidas con un diseño que transmita paz y tranquilidad se refleja también en las tendencias de color. Por eso, las estancias monocromáticas se ven cada vez más en los hogares.

“Una habitación en un único color puede convertirse en un refugio del mundo moderno, en el que estamos constantemente bombardeados por las redes sociales y resulta difícil concentrarse. Echamos de menos los entornos sencillos y limpios”, asegura la diseñadora de interiores Tine Mouritsen, responsable del diseño de la nueva colección de muebles clásicos de la marca Erik Jørgensens. En esta imagen observamos una de sus obras, una estancia bañada en diferentes tonos de azul oscuro. Abajo, otro de sus diseños: una habitación vestida por completo de blanco.

“La habitación blanca ofrece sobre todo una sensación de serenidad y calma, mientras que la de tonos azul oscuro te hace sentir seguro y recogido”, señala. 

El estilo escandinavo es reconocido por sus líneas precisas y su reducida paleta de colores, no obstante, según predice la diseñadora, las habitaciones de un solo color y las estancias grandes con un único elemento focal son novedades que irán marcando tendencia en el hogar en los próximos años. “Además, este esquema tan relajante de colores convive en perfecta armonía con las líneas limpias de muchos muebles de diseño danés”, dice Tine Mouritsen, diseñadora de interiores.

3. Los tiempos cambian. Triunfa el JOMO

FOMO, el fenómeno conocido como Fear Of Missing Out (el miedo a perdernos algo), se ha convertido en un término muy extendido debido a nuestra presencia cada vez mayor en el mundo digital. Estamos conectados a las redes sociales las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y llevamos siempre encima nuestros móviles, tabletas y auriculares. El diagnóstico es incuestionable: somos adictos a la tecnología digital.

Sin embargo, “ahora le llega el turno al JOMO”, o Joy Of Missing Out (la alegría de perdernos algo), según explica Mads Arlien Søborg: uno de los mayores expertos analistas en tendencias de diseño e interiorismo en Dinamarca.

“Durante varios años, hemos estado conectados constantemente a través de numerosas plataformas y, ahora, sentimos la necesidad de frenar el ritmo y desenchufar la máquina”, comenta.

Según predice Mads, esto también afectará a la forma en la que diseñamos y decoramos nuestros hogares. Por ejemplo, veremos “disyuntores de wifi” –unos pequeños dispositivos que apagan la conexión digital con el resto del mundo– en cada vez más hogares.

Asimismo, poco a poco aprenderemos a apreciar las cosas hechas con tiempo y mimo. Por ejemplo, conoceremos el valor de preparar café a la antigua usanza y no nos importará esperar 20 minutos a que nos sirvan una taza. Mads predice que, en general, aceptaremos que las cosas bien hechas llevan su tiempo y será una manera de contrarrestar la presión digital y la velocidad a la que tendemos a hacer las cosas actualmente.

“En la década de los 90, las cocinas con isla se pusieron de moda en Dinamarca porque proporcionaban un agradable espacio en el que socializar. Sin embargo, con la llegada de la revolución digital, de repente había millones de cosas en nuestros dispositivos que nos mantenían demasiado ocupados como para tomarnos un rato para socializar y relajarnos en la cocina. Creo que ahora volvemos a estar preparados para apreciar estas reuniones sociales”, explica Mads.

4. Sostenibilidad ante todo

Aunque los daneses llevan ya mucho tiempo dando importancia a un proceso de diseño y producción de muebles ecológico y sostenible, algunas empresas están llevando este concepto mucho más lejos.

Una de ellas es Wehlers, que sitúa la sostenibilidad a la misma altura que la calidad y el buen diseño en la estrategia de la marca. “En la primera fase del proceso de diseño nos aseguramos de utilizar el mayor número posible de materiales reciclados. También determinamos desde el principio qué sucederá con el producto cuando ya no se quiera o se necesite”, explica Henrik Holm, cofundador y director ejecutivo de Wehlers.

Por ejemplo, el tablero de esta mesa pequeña está fabricado con materiales textiles reciclados. Estos textiles se han cortado en piezas pequeñas y se han unido mediante un tratamiento térmico que los convierte en un material duro similar a la madera contrachapada o el cartón yeso.

Todos los artículos de Wehlers están diseñados y fabricados en Dinamarca. “La funda en nuestro sofá cama, por ejemplo, está confeccionada con textiles reciclados, sometidos a un proceso de prensa. La mayor parte de la espuma interior también es reciclada; también la estructura de hierro”, señala Henrik.

Aunque la idea más innovadora de Wehlers tal vez haya sido la de firmar un acuerdo con sus distribuidores según el cual deben recuperar las piezas de mobiliario una vez sus compradores se hayan cansado de ellas. “Si estos asumen la responsabilidad de reciclar las piezas de mobiliario, podemos ofrecer tanto a ellos como al cliente un precio mucho más competitivo. No producimos nada que no podamos reutilizar y reciclar de nuevo. De esta manera, fomentamos una economía sostenible, un proceso circular de principio a fin”, explica. 

5. Equilibrio entre la novedad y la tradición

Últimamente, varios estudios de diseño en Dinamarca se han dedicado a revivir diseños icónicos como los de Arne Jacobsen o Finn Juhl. Sin embargo, ha llegado el momento de dar un paso más allá: la intención ya no es solo desenterrar bocetos y prototipos del pasado, sino recuperar la artesanía tradicional. Esta filosofía cobra vida en la pequeña empresa Overgaard & Dyrman. La compañía, fundada por dos jóvenes diseñadores de muebles, está especializada en el uso de viejas técnicas para trabajar el metal y el cuero para fabricar asientos.

“Las antiguas técnicas artesanales tenían como objetivo ofrecer una calidad superior. Por tanto, con nuestro trabajo no solo tratamos de impedir que estas técnicas mueran, sino aprovechar además la calidad que ofrecen. Sería una lástima que cayeran en el olvido”, explica Christian Dyrman, que colaboró con uno de los últimos artesanos que quedan en Dinamarca para formarse en el arte de fabricar sillas.

No hay que olvidar, sin embargo, que las nuevas tecnologías también aportan cualidades únicas, por lo que podemos afirmar que el mejor mobiliario se consigue combinando las artesanías antiguas y modernas.

“Por ejemplo, las estructuras de acero en nuestras sillas se pueden configurar con la máxima precisión mediante sistemas de automatización con control decimal numérico (CN), pero la belleza de las soldaduras no se puede lograr con una máquina: para ello, contamos con un forjador profesional que lo hace a la antigua usanza”, matiza Christian.

Como cabe esperar, Overgaard & Dyrman no son los únicos que han retomado las técnicas tradicionales. Asimismo, cada vez se emplean más materiales tradicionales, como el cuero, el metal, la piedra y la madera.

“Vemos a muchos diseñadores jóvenes que creen en la importancia de la artesanía tradicional, y lo cierto es que cada vez más gente prefiere materiales reciclados o sin tratar”, asegura Christian Dyrman.

6. Motivos animales en el diseño

Los animales no son precisamente una tendencia nueva en el diseño danés. Existen antiquísimas vajillas de porcelana decoradas con peces y gaviotas; clásicos como la silla 'Ant', de Arne Jacobsen (arriba), fabricada por Fritz Hansen, que recuerda a la forma de una hormiga —como bien indica su nombre; la jarra 'Quack', de Maria Berntsen para Georg Jensen (en la siguiente imagen), que simboliza la anatomía de un pato; o la silla 'Pelican', de Finn Juhl, y su peculiar forma –sin olvidarnos de los monos de madera y otros animales diseñados por Kay Bojesen (última imagen). Y estos son tan solo algunos ejemplos de la presencia animal en el mobiliario escandinavo.

Sin embargo, vale la pena estar atentos al papel que jugarán los animales en este sector durante los próximos años. Los expertos del Designmuseum Danmark ya han tomado nota de la influencia del reino animal en el diseño danés.

“Mientras preparábamos una exposición para niños, descubrimos que los motivos animales no están limitados al público infantil, sino que tienen una fuerte presencia a todos los niveles en el ámbito del diseño”, señala Christian Holmsted Olesen, jefe de exposiciones y colecciones en el museo.

De hecho, y aunque aún no es oficial, Holmsted Olesen reveló al equipo de Houzz que el año que viene se inaugurará una exposición que girará en torno al rol de los animales en el diseño danés. Ya sabes: si preguntan, ¡te has enterado gracias a Houzz!

Otras noticias en Houzz: