Información sobre vivienda y economía

Ideas y trucos para tener un jardín interior en casa

Un espacio muy verde
Basta usar la imaginación / Melom
Autor: Redacción

Cada vez es más frecuente la apuesta por llevar la vegetación al interior del hogar. Tener un jardín interior en casa no solo es una alternativa estética con la que crear un ambiente colorido y agradable, sino que también permite reducir la huella ecológica y darle un toque más saludable.

Para conseguir que sea un espacio agradable, útil y adecuado al espacio que tienes, repasamos algunos consejos que da Melom, la 'start-up' especializada en reformas:

¿Cómo decidir la zona para el jardín interior? 

Si tienes la posibilidad, siempre es recomendable destinar una habitación de la casa para crear el jardín interior. Debe tener toda la luz natural posible y tener un fácil acceso al agua para evitar recorrer toda la casa regadera en mano. Otra idea es usar el hueco de debajo de las escaleras.

En el caso de viviendas pequeñas, lo más adecuado es olvidarse de la habitación y buscar una zona concreta, como por ejemplo una pared o cualquier rincón que esté sin decorar. Recuerda que debe tener luz natural y que el jardín podría disimular e incluso tapar desperfectos en paredes. 

Tipos de jardines interiores

Hay varios tipos de jardines interiores capaces de adaptarse a las características de cada hogar. Para las casas de gran tamaño, una buena opción es apostar por el jardín horizontal. Intenta apostar por plantas que duren mucho tiempo, como por ejemplo los guijarros, y apostar por diferentes colores para darle alegría al espacio. 

Un jardín horizontal
Las plantas dan vida a la casa / Melom

En el caso de que tengas poco espacio, el plan b es el jardín vertical, para lo que solo necesitas una pared. 

Un jardín vertical
Crea un foco de atención / Melom

¿Cómo delimitar el espacio?

Hay muchas maneras de delimitar el espacio, aunque el denominador común es utilizar materiales que sean impermeables, por la necesidad de regar de forma periódica el jardín.

En el caso de un jardín horizontal es importante impermeabilizar la zona antes de crear el jardín interior. También se pueden usar elementos como por ejemplo las piedras para separar el espacio entre el jardín y el resto de la estancia. 

Aprovecha el espacio de la mejor manera posible
Creatividad e imaginación, claves / Melom

Si es un jardín vertical, puedes optar por una estructura de soporte de jardín. Hay de muchos materiales, desde madera a metal, pasando por plástico. 

Un soporte vertical
La madera siempre es un acierto / Melom

Cuidado con el clima de la habitación

Siempre debes crear el jardín en una habitación o zona donde haya una temperatura moderada (ni mucho frío, ni mucho calor) y, como decíamos unas líneas más arriba, que tenga mucha luz natural para que el jardín funcione. Además, es aconsejable instalar un sistema de riego automático en caso de que las plantas que elijas necesiten agua constantemente. 

¿Qué plantas escoger?

A la hora de elegir las plantas es necesario tener claro cuántas ganas y tiempo que quieres o puedes destinar a cuidar tu jardín. Si son escasos, deberías decantarte por plantas que necesiten poca agua y pocos cuidados. Por ejemplo, los cactus y las suculentas. También pueden servir el aloe vera, el crotón, la lengua de suegra o la palmera mexicana. 

Además, recuerda que también necesitas adornos adicionales como corteza de pino o piedras de diferentes tamaños y colores para que el jardín tenga un mejor aspecto estético. 

Plantas que apenas necesitan agua
Son las que requieren menos trabajo / Melom