Información sobre vivienda y economía

Cómo tener tu casa mejor iluminada ahora que los días serán más cortos

Algunos consejos son revisar las potencia de las bombillas, poner una iluminación acorde a cada estancia y pintar de blanco paredes y techos

Pixabay
Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

El verotoño se acaba, y se terminan estas temperaturas veraniegas y con el cambio de horario, los días serán más cortos y en tu casa habrá menos luz. Es así, ¿no hay nada que puedas hacer? Pues sobre el cambio de horario y la merma de luz solar, poca cosa, la verdad, pero sí puedes trabajarte la iluminación que tienes en casa para conseguir una mayor luminosidad.

Antes de abordar la cuestión, veamos unos conceptos básicos: “El flujo luminoso es la potencia (W) emitida en forma de radiación luminosa. Por ejemplo, si tenemos dos bombillas, una de 25 W y otra de 40 W, vemos que la de 40 emite una luz más intensa que la otra. Cuando hablamos de 25 o 40 watios nos referimos únicamente a la potencia consumida por la bombilla, de la cual solo una parte se convierte en luz visible. El resto es calor u otro tipo de energía”, comenta Pablo García, de Atrezo Arquitectos.

Otro concepto es la luminancia: “Que es la intensidad aparente de la luz que proviene o refleja un objeto o punto determinado. Se mide en una unidad llamada lux, cuyo símbolo es lx. Esta unidad se deriva de otra llamada lumen, que mide el flujo luminoso. Una cantidad de iluminación de 1 lux equivale a 1 lumen por metro cuadrado. Es decir, si una sala está iluminada por una bombilla de 1.000 lumen, y la superficie de la sala es de 10 metros cuadrados, el nivel de iluminación será de 100 luxes”, explica el arquitecto.

Para que se entienda, en exteriores, un día despejado tiene entre 80.000 y 100.000 luxes. Un día nublado (como los de otoño/invierno), aproximadamente 3.000 luxes. Esto en lo que se refiere a exteriores. En interiores, en la cocina por ejemplo, hay entre los 200 y los 300 lx, “Aunque para el área específica de trabajo, donde se cortan y preparan los alimentos, se eleva hasta los 500 lx”, aclara.

Cambia cada estancia

En los dormitorios de los adultos se aconsejan niveles no muy altos para la iluminación en general, entre 50 y 150 lx. “Pero en las cabeceras de las camas se recomiendan luces focalizadas con hasta 500 lx, para poder leer”. En los cuartos de los más pequeños se recomienda un poco más de iluminación general, unos 150 lx, y unos 300 lx si hay zona de actividades y juegos.

¿Qué iluminación debes poner en el salón? “La iluminación general puede variar entre unos 100 y 300 lx, aunque para ver la televisión se recomienda que baje a unos 50 lx y para leer, al igual que en el dormitorio, una iluminación focalizada de 500 lx”.

Baño: no hace falta demasiada iluminación, unos 100 lx son suficientes, excepto en la zona del espejo, para afeitarse, maquillarse o peinarse. Ahí se recomiendan unos 500 lx. En las escaleras, pasillos y otras zonas de paso o poco uso lo idóneo es una iluminación general de 100 lx.

Lo más aconsejable, antes de ponerse a comprar bombillas, es medir las estancias con un luxómetro: “Es muy recomendable si vas a hacer cambios en casa porque te permitirá ver si están bien iluminadas o no las estancias, y puedes encontrar un luxómetro a partir de 25 euros. Si sabemos los luxes necesarios para tenerla bien iluminada podemos sacar los lúmenes dependiendo de cada estancia y sus metros. El ejemplo sería en una cocina de 10m2 que queremos que esté iluminada con 300lux a 80cm del suelo. Serán 3.000 lúmenes. Cuando vayamos a los catálogos tendremos que ver los lúmenes que da la luminaria y que la suma de los que pongamos sea 3.000.

Consideraciones generales

Las recomendaciones generales para tener una casa bien iluminada en invierno son las siguientes:

1. Cómprate un fluxómetro y mide tus estancias para saber si te hace falta más luz. Si es así, guíate por los cálculos que hemos visto o llama a un profesional que te ayude.

2. “Intenta que tus paredes y techos sean blancos, es la única manera de que la luz pueda reflejar parte de su luminancia. Si tienen colores oscuros, absorberán la luz y será luz que perderemos. También puedes optar por papel de pared con fondo blanco y los motivos que más te gusten, el objetivo es reflejar”.

3. Si haces obras y la normativa te lo permite, pon ventanas de bisagra oculta y de una sola hoja. Es decir, si tienes una ventana de 1 metro de ancho, no pongas dos hojas ya que la superficie del marco te quitará parte de la luz que podría entrar.

4. “Puerta de forja y vidrio para que la luz fluya por tu vivienda. Si tenemos una cocina con puerta en la entrada o a un salón oscuro, intenta poner una puerta grande de hierro o vidrios que permitan el paso de la luz. Aparte de que te quedará precioso, te seguirá sirviendo como separación de espacios”, dice García.

5. Puerta corredera de vidrio translúcido en baños. Si tus baños reciben, luz intenta que ésta salga.

6. Puerta de suelo hasta el techo. “No te pares en 2 metros si tu techo tiene 2,40m, que la puerta suba hasta arriba. Cuando se abran, el paso de luz será espectacular. Además, puedes poner vidrios que permitan el paso siempre que por la noche no den a estancias con luz permanente”, finaliza García.