Información sobre vivienda y economía

Cómo limpiar y mantener en buen estado tus suelos de madera

Pixabay
Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Hay que reconocer que son suelos fáciles de limpiar y agradecidos a la limpieza pero también, al ser un material vivo, la madera es delicada: los golpes, los rayones, la humedad, la falta de humedad, todo esto puede afectar a tus suelos sean de tarima flotante, laminados o macizos.

Lo primero, para tratarlo, es saber qué acabado tiene para de esta forma tratarlo adecuadamente. Y también hay que tratar de no hacerse mala sangre con los golpes y arañazos que pueda recibir: “El suelo está para pisarlo y si no lo vas a superar, es mejor no instalarlo y optar por otra solución”, dice Pía Nieto, autora del libro “Organizar tu casa”.

La madera atrae la humedad del aire (o sea, se hincha) o la pierde si le falta ese grado de humedad. Así, necesita estar protegida de agua, sol, insectos y hongos. “Aconsejo evitar el impacto del sol directo y cuando llega el verano, poner recipientes con agua, además de revisar de vez en cuando la presencia de bichos”, aclara Nieto.

Una vez dicho esto, vayamos al tema: lo primero que debes conocer es el tipo de suelo que tienes, que puede ser los encolados (que van adheridos al suelo) y los no pegados, también denominados tarima flotante, que pueden ser laminados o multicapa (a base de distintas capas de madera). También conviene conocer el barniz del suelo. Los hay de diferentes tipos y a partir de los 90 aparecieron los barnices al agua, muy resistentes y menos tóxicos que los barnices tradicionales.

Si hablamos de limpiar un suelo de madera maciza: “Si no es zona de mucho uso, una vez a la semana o, si fuera necesario porque hay niños o mascotas, se puede limpiar en húmedo solo la zona manchada con una fregona muy escurrida en agua fría y con detergente pH neutro”, dice Nieto. Para la limpieza diaria, recomienda “Pasar la mopa de microfibra en seco”. Para una limpieza semanal, “Aspirar y si quieres puedes pasar una microfibra húmeda, con agua fría y vinagre o bien con una preparación de detergente neutro”.

¿Y si el suelo es tarima flotante? “Si es sintético, mopa o aspiradora con su cepillo específico. De vez en cuando podemos pasar agua con jabón neutro, pero sin abusar”, especifica. “Si es un suelo multicapa, mejor pasar la mopa, aspirar y semanalmente, pasarle agua escurrida con producto adecuado a su barniz final. Si puedes, pasa la mopa después para sacarle más brillo”. Para las manchas lo más recomendable es utilizar alcohol de quemar o acetona.

Algunos trucos para quitar manchas de la madera:

  • El vodka es ideal para sacar manchas de grasas, basta con humedecer un trapo en este alcohol y luego frotar en movimientos circulares.
  • La ceniza, la harina de maíz, la sal y el azúcar también son adecuados para sacar derrames.
  • Si es mancha de sangre, basta aplicar en la mancha un chorro de limpiacristales y luego quitarlo con un trapo húmedo con agua caliente.
  • El vinagre va bien para casi todas las manchas persistentes del parquet, siempre, claro está, diluido.