Información sobre vivienda y economía

Esto es lo que debes tener en cuenta antes de encargar un armario a medida

Pixabay
Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Son un espacio socorrido en las casas grandes y sobre todo, en las pequeñas: armarios a medidas, que has podido diseñar en cuanto a tus necesidades o que te han montado para un espacio concreto de una habitación. Pero hay unas cosas que debes tener en cuenta antes de encargar uno. La primera y aunque pueda parecer una perogrullada, es saber muy bien el espacio del que dispones.

1. Las medidas

“Hay que conocer el largo, el fondo y el alto. Con el largo sacaremos el frente total de puertas disponibles y con el fondo, la capacidad que tendrán los cajones o si las perchas se pueden colocar paralelas o perpendiculares a la puerta. Finalmente, con el alto, sabremos cómo será la organización en vertical: altillo, barra, balda, cajón, cesta…etc. En la altura hay que tener en cuenta que medida de suelo a techo y descartar que aparezcan elementos como vigas de descuelgue puntuales que puedan reducir estas medidas. Y cuidado, si tenemos falso techo la medida es siempre al falso techo y no el forjado”, explica Pablo García, de Atrezo Arquitectos.

2. Tipo de puerta

Tendrás que elegir entre abatibles o correderas. “Influye el espacio frente al armario y si aparecen objetos que puedan entorpecer su apertura. Lo ideal es dejar al menor 1,20 m delante del armario si sus puertas son abatibles y 80 cm si son correderas”.

3. Si es a medida o prefabricado

“Los prefabricados son más económicos pero sus medidas ya están establecidas. Suelen ser módulos de 50 cm, 100 cm y 75 cm de ancho y 235 m de alto.  En este caso, se trata de diseñar con los módulos como si de un tetris se tratase. Si lo hacemos a medida podemos aprovechar todo el espacio y crear cualquier tipo de geometría para adaptarnos. Su precio es bastante mayor en comparación con el prefabricado”.

4. El uso

“Se debe establecer un uso para cada armario. Por ejemplo, un para la ropa de cama y toallas, otra ropa él, ropa ella, juguetes de los niños, menaje, abrigos, ropa y accesorios de deporte, zapatos. Es fundamental organizar bien lo que tenemos y en que sitio irá.  Si tienes altillos que se destine al mismo uso que al módulo inferior. Por ejemplo, si es el de ropa de cama y toallas que en su altillo se guarden los edredones o almohadas”, comenta García.

5. Organización

Para su organización, tan importante es diferenciar los usos como poder ver que existe en su interior. “Recomendamos los cajones con frente de cristal para los que se destinan a ropa y el uso de baldas de complementos dónde se organicen relojes, pulseras etc. así como pantaloneras. Si es de almacenamiento, lo mejor es usar cestas que permiten ver que hay en cada una y si en los altillos van cajas, que sean transparentes.  Esto nunca es recomendable para un vestidor, solo para armarios con puertas donde la funcionalidad es lo principal”.

6. Interiores

Los accesorios para el interior deben corresponder con lo que se disponga. “Para los zapatos, las baldas extraíbles; para las camisas, las barras con 80 cm libre y si son abrigos o vestidos, altura libre de suelo a barra.  La altura de sus dueños también es muy importante para fijar estos complementos, no es lo mismo 1,80m de altura en abrigos que 1,50 m. Si el armario es para los niños, las medidas también cambian, así como las necesidades conforme crecen”, explica García. Eso sí: si quieres ahorrar, lo más conveniente en los muebles de los pequeños es ser conscientes de que crecerán.

Consejo final: “Lo ideal es sentarte con un interiorista que te ayude a diseñarlos antes de ponerte manos a la obra”, finaliza García.