Información sobre vivienda y economía

Consejos útiles para preparar tu caldera de gas para el invierno y evitar gastar de más

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Llega el horario de invierno en España, y el frío se hará más intenso a partir de noviembre. Para mantener el confort y el calor en el hogar, los expertos de Saunier Duval ofrecen siete sencillos pasos para tener preparada la caldera de gas en casa. Desde revisar los radiadores o mantener una temperatura constante que permitirán optimizar el aumento del gasto que se avecina en los próximos meses.

Para conseguir tener la caldera a pleno rendimiento, aquí van una serie de consejos y comprobaciones que recomiendan los expertos de Saunier Duval para disfrutar sin problemas de la calefacción en casa, con seguridad, confort y sin gastos extras.

Los siete pasos suponen una comprobación del sistema de instalación:

  1. La caldera debe estar en la posición de invierno/calefacción.
  2. Comprueba si tienen pilas los elementos que pueden precisarlas (termostatos, mandos, sondas, etc.).
  3. Enciende el termostato, y recuerda que para que la calefacción funcione la temperatura seleccionada debe ser superior a la de la habitación donde se encuentra.
  4. Manten una temperatura constante y moderada. Conviene tener la calefacción entre 18 y 21ºC durante el día.
  5. Comprueba que los radiadores están abiertos y la ausencia de fugas en el circuito de radiadores. Con un simple examen visual, puedes comprobar la ausencia de manchas y goteos debidos a desajustes, holguras o juntas defectuosas que son un claro aviso de posibles fugas.
  6. Purgar los radiadores. Este sencillo proceso consiste en expulsar todo el aire que puede permanecer alojado en las diferentes zonas del circuito de radiadores dificultando el calentamiento. Con la calefacción encendida y la presión del circuito correcta, revisa todos los radiadores, uno por uno, aflojando el tornillo de purgado hasta que salga un chorro de agua o de ambos a borbotones. Un chorro continuo de agua indicará la ausencia de aire en cada radiador y el momento de cerrar su purgador correspondiente. La pérdida de aire y parte del agua del circuito puede haber provocado un descenso de la presión. Por lo tanto, fíjate el manómetro y si el nivel de presión es bajo repita el llenado.
  7. Comprueba la presión. Antes de poner en funcionamiento la caldera, comprueba que la presión es aproximadamente 1 bar. Si la presión es baja, pon agua al circuito empleando la llave de llenado de la caldera hasta alcanzar la presión indicada en el manual.
    En caso de una presión superior a 1 bar, reduce la carga de agua mediante la llave de vaciado o, sencillamente, purgando un radiador. Pon la caldera en modo invierno y actué sobre el termostato demandando una temperatura más alta, con ello arrancará la caldera y tras 10 o 15 minutos los radiadores comenzarán a calentarse.
    Ya con la calefacción en marcha compruebe en el manómetro de la caldera la presión de agua de la instalación está entre 1 y 2 bar.
    Si es más alta la presión, una vez fría la instalación, proceda como al inicio reduciendo la cantidad de agua del circuito. Si, por el contrario, incluso en caliente está cerca de 1 bar, proceda a introducir agua hasta alcanzar la presión de 1 bar.

Por otro lado, si la caldera no ha estado en funcionamiento previamente, ten en cuenta estas tres comprobaciones siguientes:

  1. Abre la llave de paso del agua.
  2. Abre la llave de paso del gas y comprueba que hay gas.
  3. Comprueba si la caldera está enchufada y si llega corriente.