Información sobre vivienda y economía

Tres noticias buenas y dos malas sobre la indiscutible recuperación económica

Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

Completo. Ese cartel lo colgarán muchos hoteles, casas rurales y pisos turísticos esta Semana Santa. Va a ser un mes de abril lleno de buenas noticias porque se prevé la creación de 126.000 puestos de trabajo para esos días.

Una de las buenas noticias de la recuperación es que este puede ser uno de los mejores años para el empleo en España. España creará este año unos 500.000 empleos, según calcula el ministro Luis de Guindos. Además, el gobierno ha llegado a un acuerdo con los sindicatos para convertir a 250.000 interinos en puestos fijos en la administración pública.

Entre esos interinos estaban desde médicos que trabajaban para organismos del estado en contratos mensuales, enfermeras y profesores por semanas, y policías de pequeños municipios por días. Además, el gobierno se ha comprometido en crear 250.000 de empleos públicos en los tres próximos años.

Esa será la segunda buena noticia. La conversión de contratos temporales a fijos. Aunque muchos no lo recuerden, eso sucedió en el año 1998, y tuvo un efecto dominó. Muchas empresas comenzaron a convertir a sus empleados temporales en fijos. Bancos, empresas de alimentación, grandes superficies… Se convirtió en una de las noticias habituales en las portadas de la prensa. Eso creó un efecto dominó sobre muchas otras empresas, que hicieron lo mismo al confiar en que en el futuro les fuese mejor.

Los contratos fijos a su vez dan confianza al consumidor, porque le permiten planificar su futuro. Y aquí llegamos a la tercera buena noticia: la salida psicológica de la crisis. Será un camino largo porque a finales de año, todavía nuestra tasa de paro será alrededor del 17%, según el ministro de Economía.

Pero se irá abandonado la sensación de incertidumbre en las familias españolas, y en su lugar, aparecerá en las familias la sensación de que se pueden asumir gastos más elevados como la hipoteca, y planificar el futuro con cierta seguridad.

Y ahora vienen las noticias menos buenas. La primera será que los tipos de interés van a subir. Lo servicios de estudios de los grandes bancos ya han previsto que el Banco Central Europeo abandone la política del 0%, y que a lo largo del año suba los tipos, que repercutirán en los préstamos.

El IPCA de la UE (el IPC armonizado), ha pasado de 0,2% en 2015, a 1,1 en 2016. Y este año ha empezado subiendo aún más. Señal inequívoca de recuperación, pero también una señal que empieza a encender las alarmas del Banco Central Europeo. La zona de peligro es el 2%.

La segunda mala noticia, procede de la anterior. La vivienda se encarece en los grandes centros de población de España. Madrid y Barcelona se han convertido ya en ciudades donde parece que no ha habido crisis. Los precios de lo alquileres y de la venta de vivienda baten records cada mes, hasta el punto de que los analistas más alarmistas empiezan a usar la temida palabra ‘burbuja’.

Comprar una vivienda en las grandes ciudades españolas va a ser cada vez más caro por un doble motivo: por la subida de tipos, y por la escasez de suelo y promociones. No sucede lo mismo en las pequeñas ciudades, o las más alejadas del turismo, donde los precios siguen en tiempos de crisis.

De modo que la recuperación tiene esas dos caras. La pregunta es si seremos capaces de controlar esta recuperación, para no caer en lo errores del pasado.