Información sobre vivienda y economía

Un Tribunal de Hacienda permite compensar en el IRPF las pérdidas por la donación de una casa

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El Tribunal Económico-Administrativo (TEAR) de Valencia ha declarado que los contribuyentes que pierdan dinero con la donación de una vivienda podrán compensar esa pérdida en el IRPF con las ganancias obtenidas ese año y en los cuatro siguientes. Este novedoso criterio se enfrenta al mantenido hasta ahora por Hacienda, que venía negando la existencia de una pérdida patrimonial en el caso de transmisiones gratuitas. Ahora los contribuyentes ven abierta la posibilidad de beneficiarse de un importante ahorro fiscal.

El tribunal valenciano considera que es posible declarar una pérdida patrimonial en el IRPF en el caso de que se regale un inmueble por un valor inferior al de compra, con el fin de compensar dichas pérdidas con las ganancias. Esta interpretación choca con la sostenida por la Dirección General de Tributos, que niega la existencia de una pérdida patrimonial, basándose en el artículo 33.5.c) de la Ley del IRPF.

José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico, aclara que “esta ley declara “expresamente que no se pueden computar pérdidas que se hayan generado como consecuencias de transmisiones gratuitas, es decir, cuando se done un inmueble”. Es decir, las pérdidas producidas no podrían compensarse con las ganancias obtenidas en el mismo ejercicio, ni en los cuatro años siguientes. Se trata de un criterio reiterado por la Dirección General de Tributos en los últimos años.

Sin embargo, ahora el criterio del TEAR es bien distinto y está en juego un considerable ahorro fiscal. La decisión del TEAR se basa en la distinción entre los conceptos de pérdida económica y pérdida fiscal. El TEAR considera que “lo único que prohíbe la Ley del IRPF es que los contribuyentes incluyan en su declaración las pérdidas económicas, y no las pérdidas fiscales”, señala Salcedo.

Y en este caso, se trata de una pérdida fiscal. Veámoslo con un ejemplo: Toda transmisión gratuita de un inmueble genera una pérdida económica en el patrimonio de un contribuyente. Si tengo un patrimonio de 300.000 euros, y dono a un hijo un inmueble que vale 125.000 euros, mi patrimonio se reducirá, y pasará a ser de 175.000 euros. Esto se debe a que entrego un bien, y no recibo nada a cambio.

En este caso, también puede existir una ganancia o pérdida fiscal, dependiendo del valor por el que el contribuyente adquirió el inmueble que ha donado. Por ejemplo, si en su día costó 75.000 euros (y ahora se dona por 125.000 euros), existirá una ganancia fiscal de 50.000 euros. Si, por el contrario, se compró por 180.000 euros, existirá una pérdida fiscal de 55.000 euros. Tanto esta ganancia, como la pérdida fiscal pueden incluirse en la declaración de IRPF.

Los pasos a seguir de los contribuyentes

Esta resolución del TEAR de Valencia abre la puerta a que los contribuyentes puedan incluir las pérdidas en la declaración de IRPF y a revisar las no incluidas en ejercicios anteriores. “En este último caso, podría solicitarse a Hacienda la rectificación de la autoliquidación y devolución de ingresos indebidos”, señala José María Salcedo.

El abogado advierte de que este criterio será rebatido por Hacienda y asegura que lo normal es que el propio director de la Agencia Tributaria interponga contra la resolución del TEAR, el recurso de alzada para la unificación de criterio previsto en el artículo 242 de la Ley General Tributaria. Esto significa que será el TEAC el que definitivamente unifique criterio, un criterio que deberá seguir a pies juntillas la Administración Tributaria. No obstante, los Tribunales siempre podrán discrepar del criterio de Hacienda.

En cualquier caso, Salcedo anima a recurrir cualquier liquidación en la que se niegue la inclusión de las pérdidas fiscales, así como solicitar la rectificación de los ejercicios en que tales pérdidas no se incluyeron. Y ello, para evitar que prescriba la posibilidad de hacerlo.

No obstante, advierte del riesgo que existe de que este criterio administrativo no sea finalmente acogido por la comunidad jurídica.