Información sobre vivienda y economía

Si compraste oro o ropa usada a particulares antes de 2019, no deberías pagar ITP

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El pasado mes de diciembre el Tribunal Supremo sorprendía con una sentencia desfavorable para las empresas que compran oro y cualquier otro tipo de objeto usado a particulares, para su reventa. A partir de ahora hay que pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) por la compra de un bien de segunda mano, cuando el que lo venda sea un particular. Pero, ¿puede Hacienda comprobar estas operaciones realizadas en años anteriores y reclamar este tributo? No está tan claro y te explicamos por qué.

Hasta ahora, el criterio era que la compra de oro (y por extensión, de otros bienes muebles) realizada por empresarios a particulares, no pagaba impuestos. Pero tras la sentencia del Supremo, tocará pagar ITP. El ITP, por tanto, ya no se paga sólo por la adquisición de una vivienda usada o por alquilarla. Eso sí, los tipos impositivos varían en función de si se trata de un inmueble o de un bien mueble y de cada CCAA.

Ahora los empresarios tendrán que asumir el pago del ITP por cada una de las compras de oro que hagan a un particular y los tipos impositivos, dependiendo de cada Comunidad Autónoma, varía del 4% y al 6%. Estos tipos impositivos son más bajos que los que se aplican por la compra de una casa de segunda mano, ya que varían del 4% al 10%.

Por ejemplo, en Madrid comprar oro a un particular tributará al 4%, mientras que adquirir una vivienda tributará al 6% del ITP. En la Comunidad Valenciana comprar bienes usados tributará al 6%, mientras que adquirir una propiedad tributará al 10% del ITP.    

¿Puede Hacienda reclamar el ITP de compras de años anteriores?

La cuestión que se plantea es si la Hacienda autonómica puede iniciar una comprobación en relación con las compras de oro hechas en los ejercicios 2016, 2017, 2018 y 2019, aunque el criterio de la Administración haya sido hasta ahora que tales compras no debían tributar en el ITP.

José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico, asegura que hay diferentes resoluciones judiciales que estiman que no es posible exigir retroactivamente un impuesto en supuesto de cambios de criterio administrativos o incluso judiciales. “En concreto, el TSJ de Andalucía se ha pronunciado en relación con supuestos en los que los contribuyentes tributaban conforme al criterio vinculante de la Dirección General de Tributos, y dicho criterio era posteriormente modificado por el TEAC. Es un caso similar al del oro, en el que los contribuyentes tributaron amparados en el criterio unificado por el TEAC en fecha 20-10-2016”, señala.

Es más, en opinión del experto dar eficacia retroactiva a la nueva doctrina fijada por el Supremo supondría una vulneración de los principios de seguridad jurídica y de confianza legítima en la Administración.   

Con todo, Salcedo asegura que la Administración podrá exigir el pago del ITP en las compras de bienes usados realizadas a partir del 11 de diciembre de 2019, fecha en que el Supremo fijó la nueva doctrina.

En caso de que algún contribuyente reciba una liquidación que se dicte en relación con el ITP de las compras de oro, devengado antes del 11-12-2019, Ático Jurídico recomienda la oposición directa a estas liquidaciones. “Y es que consideramos que no es posible dotar de efectos retroactivos a la nueva doctrina establecida por el Tribunal Supremo en fecha 11-12-2019. Y ello, con mayor motivo, en el caso de contribuyentes que tributaron ajustándose plenamente al criterio establecido por el TEAC”.

Hay que recordar que el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) declaró en una resolución del 20 de octubre de 2016 que la compra de oro a particulares no tributaba en el ITP. Y lo hizo unificando su criterio en el siguiente sentido: “En el caso concreto de compras a particulares de objetos usados de oro y otros metales por parte de quienes ostenten la condición de empresarios o profesionales, la operación queda fuera tanto del ámbito del Impuesto sobre el Valor Añadido como de la modalidad Transmisiones Patrimoniales Onerosas del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales Onerosas”.