Información sobre vivienda y economía

El ITP no se paga sólo por comprar una casa usada: también por comprar oro o ropa usada a particulares

Tienda de bienes usados / Gtres
Tienda de bienes usados / Gtres

La semana pasada el Tribunal Supremo sorprendía con una sentencia ‘bomba’ para particulares y empresas que compran oro y que es extensible a otros bienes usados. Ahora hay que pagar ITP por comprar un bien de segunda mano, cuando el que lo venda sea un particular. Hasta ahora, el criterio era que la compra de oro (y por extensión, de otros bienes muebles) realizada por empresarios a particulares, no pagaba impuestos. De este modo, el ITP ya no se paga sólo por la adquisición de una vivienda usada o por alquilarla. Eso sí, los tipos impositivos varían en función de si se trata de un inmueble o de un bien mueble y de cada CCAA.

El Alto Tribunal fundamenta su decisión señalando que debe atenerse exclusivamente a quien realiza la venta, independientemente de que en la operación intervenga o no un empresario. Por ello, las empresas que venden bienes usados, como ropa, móviles, videojuegos…, previamente comprados a particulares, también tendrán que pagar este tributo por las referidas compras. No pasa lo mismo con la compra de vehículos a motor a particulares, realizada por empresas para su reventa. Y es que en estos casos la Ley del ITP prevé expresamente la exención del impuesto en su artículo 45.I.B.17.

Así, en la sentencia del pasado 11 de diciembre, el Supremo ha declarado con rotundidad que la compra de oro a particulares, realizada por empresarios, va gravada con el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), “en la medida en que lo esencial- como se ha dicho- es analizarlas desde la perspectiva del particular que enajena el bien por cuanto (i) es dicho particular el que realiza la transmisión y, por tanto, el hecho imponible del impuesto y (ii) no hay ningún precepto legal que exonere del gravamen por la circunstancia de que el adquiriente sea un comerciante que actúa en el seno del giro o tráfico empresarial de su actividad”.

Las consecuencias para las empresas que se dedican a comprar oro

Las consecuencias para los empresarios de este negocio son “devastadoras”, en opinión de José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico. Ahora tendrán que asumir el pago del ITP por cada una de las compras de oro que hagan a un particular y los tipos impositivos, dependiendo de cada Comunidad Autónoma, varía del 4% y al 6%. Estos tipos impositivos son más bajos que los que se aplican por la compra de una casa de segunda mano, ya que varían del 4% al 10%.

Por ejemplo, en Madrid comprar oro a un particular tributará al 4%, mientras que adquirir una vivienda tributará al 6% del ITP. En la Comunidad Valenciana comprar bienes usados tributará al 6%, mientras que adquirir una propiedad tributará al 10% del ITP.   

Además, Salcedo recuerda que serán desestimados los recursos que estén actualmente planteados por las empresas de “compro oro” contra liquidaciones dictadas por las CCAA exigiendo el pago del ITP. Esto se debe a que una vez el Supremo fija criterio interpretativo, tanto los tribunales administrativos, como judiciales lo asumen.

Por último, las CCAA podrían iniciar comprobaciones masivas para exigir el ITP a aquellas empresas que hayan comprado oro a particulares, y no hayan pagado el impuesto correspondiente. Podrían exigir a estas empresas el impuesto dejado de ingresar en los últimos cuatro años.

Las empresas de compra de bienes usados, también afectadas

El socio del despacho Ático Jurídico señala que la sentencia del Supremo también afectará previsiblemente a las empresas que se dedican a la compra de bienes usados a particulares para luego revenderlos. Un negocio que ha proliferado en los últimos años en nuestro país y con enseñas conocidas como Cash Converters o de más reciente creación y con acento español Vintalogy, una cadena de ropa usada, cuyo negocio es comprar a particulares de todo el mundo para luego revender las prendas en sus tiendas.

Quién debe pagar el ITP por la compra de un bien mueble o inmueble

De acuerdo con el artículo 8 de la ley del ITP el que debe pagar por la adquisición de un bien es el comprador, ya sea particular o empresario. Es decir, este impuesto lo paga el adquiriente, no el vendedor. Pero es necesario que el que venda no sea una empresa actuando como tal, o que la operación no lleve IVA.

Salcedo recuerda que el particular que vende sí debería declarar en su IRPF la ganancia o pérdida patrimonial obtenida por la venta de bienes usados, igual que se hace con la venta de una casa. Y ello, por diferencia con el valor de adquisición del bien transmitido, es decir, lo que en su día pagó por él. Lo normal es que nunca exista una ganancia patrimonial en estos casos, ya que al tratarse de bienes usados, habitualmente se venden por un valor inferior al que costaron (salvo obras de arte, u objetos de coleccionista). La ganancia, de existir, tributaría al 19%, 21% o 23%, según sea su importe. En estos casos, tampoco podrá declararse una pérdida patrimonial. Hacienda discutirá su inclusión en la declaración de IRPF al considerar que ésta se debe al propio uso y desgaste del bien (artículo 33.5.b, de la Ley del IRPF).

Cuestión distinta es la compra de una casa de segunda mano. En este caso, los impuestos y gastos de la operación tienen mayor relevancia…

Descubre en qué ciudad se pagan más impuestos por la compra de una vivienda

A la hora de comprar una casa de segunda mano, nos solemos fijar principalmente en el precio, pero no es lo único determinante. Calcular los impuestos a pagar en función de en qué comunidad autónoma esté ubicada también es importante para no llevarse sorpresas. Por ejemplo, comprar una vivienda en la ciudad de Barcelona supone pagar un 11% en impuestos (ITP+AJD), lo que supone desembolsar 45.400 euros para una propiedad de 90 m2. Es la ciudad con los impuestos más elevados.

Para la compra de una vivienda usada de 90 m2 de media, Barcelona es la ciudad española por antonomasia más cara en cuanto a impuestos se refiere. Se paga un 11% en tributos para una vivienda media de 411.029 euros, lo que supone un desembolso de 45.400 euros, según datos de idealista/data. Es prácticamente el doble de lo que se paga en Palma de Mallorca, la segunda ciudad española donde más tributos se abonan por adquirir una propiedad. En concreto, hay que abonar 27.300 euros entre ITP y AJD por un inmueble de 90 m2 según el precio medio de la zona (3.792 euros).

Quien busque una vivienda en Madrid capital debe saber que el ‘peaje fiscal’ es de 26.000 euros de media entre ITP y AJD por un inmueble de 90 m2. El precio del m2 de la capital de España es de 4.479 euros, según idealista/data. El desembolso total sería de 429.213 euros.

Impuestos a pagar por la compra de una casa usada de 90 m2

Ciudad ITP + AJD  Impuestos (€)  €/m2  Precio final
Barcelona 11% 45.400 4567          456 429  
Palma de Mallorca 8% 27.300 3792          368 550  
Madrid 6% 26.088 4479          429 213  
Girona 11% 24.750 2500          249 750  
A Coruña 10% 23.705 2634          260 759  
San Sebastián 4% 22.776 6327          592 163  
València 10% 21.900 2437          241 251  
Sevilla 8% 21.174 2941          285 844  
Málaga 8% 19.491 2707          263 131  
Tarragona 11% 19.450 1965          196 272  
Cádiz 8% 18.000 2500          243 000  
Alicante 10% 17.230 1914          189 525  
Ourense 10% 16.740 1860          184 140  
Pontevedra 10% 16.706 1856          183 765  
Las Palmas de G.C 6% 16.691 3091          294 873  
Valladolid 8% 15.247 2118          205 835  
Segovia 8% 14.824 2059          200 118  
Granada 8% 14.743 2048          199 029  
Toledo 9% 14.715 1817          178 215  
Salamanca 8% 14.112 1960          190 512  
Lugo 10% 13.886 1543          152 743  
Santander 8% 13.841 1922          186 853  
Pamplona 6% 13.719 2541          242 368  
Burgos 8% 13.709 1904          185 077  
Guadalajara  9% 13.280 1640          160 839  
Albacete 9% 13.146 1623          159 208  
Córdoba  8% 13.052 1813          176 203  
Ceuta  6% 12.960 2400          228 960  
Zaragoza 8% 12.826 1781          173 150  
León 8% 12.470 1732          168 350  
Palencia 8% 12.436 1727          167 891  
Oviedo 8% 12.192 1693          164 598  
Zamora  8% 12.133 1685          163 789  
Lleida 11% 12.128 1225          122 378  
Bilbao 4% 12.000 3333          312 000  
S.T Tenerife  6% 11.557 1976          189 362  
Castellón de la Plana 10% 11.429 1270          125 714  
Huesca 8% 11.160 1550          150 660  
Logroño 7% 11.111 1764          169 838  
Soria 8% 10.962 1522          147 981  
Melilla  6% 10.693 1980          188 907  
Cáceres 8% 10.500 1458          141 750  
Huelva 8% 10.442 1450          140 966  
Badajoz  8% 10.212 1418          137 862  
Ciudad Real  9% 10.041 1240          121 603  
Jaén 8% 9.959 1383          134 448  
Ávila 8% 9.714 1349          131 138  
Cuenca 9% 9.685 1196          117 300  
Teruel 8% 9.643 1339          130 179  
Murcia 8% 9.164 1273          123 710  
Vitoria 4% 9.147 2541          237 814  
Almería 8% 8.938 1241          120 662  

Los gastos de la compraventa

Entre la tasación de la casa, el notario, el registro y los correspondientes impuestos (IVA, ITP…), los expertos recomiendan tener unos ahorros de entre un 10% y un 12%, dependiendo de la CCAA, del precio de la vivienda. Todos ellos son gastos obligatorios que giran en torno a la compraventa de una vivienda.

La notaría

Un gasto a tener en cuenta a la hora de comprar una casa, tanto nueva como usada, es la notaría. Los honorarios de los notarios, denominados aranceles, están regulados por el Estado y todos cobran lo mismo por idénticos servicios. En el caso del otorgamiento de la escritura pública de compraventa, los precios están entre 600 y 875 euros, dependiendo del precio del inmueble. Por ejemplo, por un piso de 100.000 euros se pagarían aproximadamente 850 euros, mientras que por uno de 250.000 euros se deberían abonar unos 1.000 euros.

El Registro de la Propiedad

También cuesta dinero inscribir las escrituras que ha firmado el notario. De nuevo, los honorarios están fijados por normativa y dependen directamente del precio del inmueble, aunque suelen situarse entre 400 y 650 euros.