Información sobre vivienda y economía

Qué pasa si no hago la declaración de la renta o si la hago fuera de plazo

Repasamos las consecuencias de no presentar la declaración del IRPF, que van desde multas leves hasta sanciones de hasta el 150% de la deuda

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La Campaña de la Renta de 2019 está en su recta final. Los contribuyentes tienen hasta el 30 de junio para rendir cuentas con la Agencia Tributaria por las rentas obtenidas en 2019, aunque la fecha límite para quienes tengan que pagar y quieran domiciliar el pago es el 25 de junio.

En estas últimas semanas de campaña, son muchos los contribuyentes que se preguntan qué pasa si no presentan la declaración a tiempo. Y deben saber que no cumplir los plazos establecidos por el fisco tiene consecuencias, que van desde el pago de multas leves, hasta las sanciones y el pago de intereses de demora, independientemente del motivo: un despiste, una equivocación o que el contribuyente no sepa que está obligado a presentar la declaración de la renta.

Este año las cifras han cambiado. Hacienda exime de hacer la declaración a quienes tuvieran un solo pagador en 2019 y percibieran hasta 22.000 euros. En el caso de que tuviera al menos dos pagadores, está exento de presentar la declaración si las no superan los 14.000 euros anuales. No obstante, son libres de presentarla si el resultado es a devolver.

Pongamos el caso de un contribuyente que está obligado a presentarla y se da cuenta más allá del 30 de junio. ¿A qué se enfrenta? Todo depende de si es el contribuyente el que la hace fuera de plazo o si es el fisco quien se lo reclama, de si el resultado le sale a pagar o a devolver y del tiempo que transcurra desde el fin de la campaña hasta su presentación definitiva. Repasamos de la mano del blog del banco ING los diferentes escenarios que se plantean:

Si es el contribuyente quien avisa a Hacienda

Es el escenario con las menores consecuencias, ya que la Agencia Tributaria entiende que el contribuyente no ha tenido mala fe. No obstante, las consecuencias dependen del resultado de la declaración:

Si sale a devolver o cero

En este caso, el fisco pagará al contribuyente lo que le corresponde, aunque le multará con 100 euros. La cifra puede bajar a 75 euros si el contribuyente no recurre y abona la cantidad dentro del plazo voluntario. La entidad recuerda que el plazo “es de un mínimo de cinco días. En concreto, si la notificación se realiza entre el día uno y el 15 del mes, tendrás hasta el día 20 para pagar. Si llega más tarde, tendrás hasta el día 5 del mes siguiente”.

Si sale a pagar

Si es el contribuyente el que debe pagar a Hacienda, el retraso conlleva el pago de intereses de demora a modo de recargo.  Como explica ING, “primero tendrás que hacer la renta normalmente y, sobre la cantidad que te tocaba pagar, el fisco aplicará un porcentaje de recargo adicional. Ese porcentaje va aumentando en función del tiempo que tardes en hacer frente a tus obligaciones desde que termina el plazo legal para hacerlo”.

Estos son los plazos y los recargos en cada caso:

  1. Hasta tres meses: recargo del 5% sin sanción ni intereses de demora
  2. De tres a seis meses: recargo del 10% sin sanción ni intereses de demora
  3. De seis a 12 meses: recargo del 15% sin sanción ni intereses de demora
  4. Más de un año: recargo del 20% sin sanción, pero con intereses de demora

Si Hacienda reclama al contribuyente

Las consecuencias económicas son mayores si es la Agencia Tributaria quien reclama la presentación de la declaración al contribuyente, aunque también depende del resultado.Si Hacienda reclama al contribuyente

Si sale a devolver o cero

Hacienda pagará al contribuyente, aunque le multará con 200 euros, que se reducen a 150 euros si paga en los plazos mencionados y no recurre.

Si sale a pagar

Este es el peor escenario, y conlleva el pago de la cantidad correspondiente más una sanción de entre un 50% y un 150% de la deuda, “dependiendo del perjuicio económico a las arcas públicas, la gravedad del ocultamiento (no es lo mismo olvidarte con una declaración normal que hacerlo porque tenías operaciones en bolsa por las que pagar) y de si has cometido otras infracciones tributarias”, aclara ING.