Información sobre vivienda y economía

Ventajas e inconvenientes del nuevo índice hipotecario que propone el banco de España

Autor: Redacción

El banco de España quiere que las entidades financieras generalicen el uso de otras referencias alternativas al Euribor para fijar el precio de las hipotecas. Aunque de momento es una propuesta, ángel garay, adjunto a la presidencia de ausbanc, estima que el indicador que podría sustituir al Euribor, el interest rate swap, en principio no va a beneficiar a los hipotecados y sí a la banca

El irs (interest rate swap) a cinco años refleja el coste del dinero a este plazo sin prima de riesgo. Según ángel garay, la principal diferencia con el Euribor es que este indicador se calcula a un año y refleja de manera más transparente las oscilaciones del mercado de dinero al alza y a la baja. Mientras que el irs, al ser a cinco años, estrecha la banda de recorrido y refleja más claramente lo que el bde denomina “coste real de obtención de recursos por las entidades de crédito”

En opinión del experto, el cambio que se propone es reflejar “el coste real de obtención de recursos por las entidades de crédito” que “beneficiará claramente a dichas entidades porque jugarán siempre con la evolución de los tipos a su favor y garantizando sus ingresos por periodos largos para blindar su cuenta de resultados”

En principio, el nuevo índice será una opción, no una imposición, con lo que el Euribor seguirá existiendo. Los expertos calculan que de media el irs será un punto más alto que el Euribor

En cuanto a las ventajas para el consumidor, garay estima que de momento no hay ventaja para el consumidor con el nuevo índice, mientras que “la banca se garantiza un punto más adicional de media blinda a más largo plazo sus ingresos de cada operación y tiene las garantías de conseguir siempre un diferencial importante respecto de los recursos que adquiere en el mercado”

Tocante a los inconvenientes, el experto asegura que el cambio supondrá un encarecimiento de los préstamos, lo que dificultará el acceso a la vivienda y otros bienes. Y para la banca “el nuevo sistema no genera ningún inconveniente ya que sólo lo utilizará cuando venga bien para sus intereses”