Información sobre vivienda y economía

Pros y contras del nuevo mecanismo extrajudicial de las cláusulas suelo

Autor: Redacción

A partir de hoy los afectados por las cláusulas suelo podrán acogerse al mecanismo extrajudicial creado por el Gobierno y presentar sus reclamaciones a los bancos para recuperar las cantidades cobradas de más. Los expertos consultados por idealista/news ven algunos pros y muchos contras. En el lado positivo se sitúan que los bancos deberán informar a los clientes afectados por las suelo, y que en tres meses el hipotecado sabrá si la entidad está dispuesta o no a negociar. Entre los contras destaca que las cantidades ofrecidas por el banco pueden no ser correctas y que el Servicio de Atención al Cliente es más rápido.  

Los expertos consultados por idealista/news aseguran que no hay garantías de que los consumidores vayan a recuperar todo el dinero cobrado de más por las cláusulas suelo, con sus intereses correspondientes. A continuación, detallamos los pros y los contras de este mecanismo extra judicial:

Los pros:

- Obligación de informar: desde la firma reclamador.es recuerdan que los bancos están obligados a informar de la existencia de este mecanismo.

- Tres meses de plazo para contestar: la firma asegura que la banca en tres meses debe contestar al afectado si está dispuesto o no a negociar.

- El consumidor puede acudir a la vía judicial: si el cliente no acepta el acuerdo o la respuesta del banco, puede acudir a los juzgados para interponer la correspondiente demanda.

- Gratuidad: el mecanismo extrajudicial es gratuito para los afectados.

Los contras:

- El SAC es más rápido: Carmen Giménez, abogado titular de G&G Abogados, asegura que el Servicio de Atención al Cliente de cada entidad financiera tarda unos dos meses en dar contestación al afectado, mientras que el mecanismo extrajudicial tarda tres meses.

- Quizás no sea tan gratuito: la abogada pone en duda que se trata de un mecanismo totalmente gratuito pues es posible que los bancos pidan asistencia de un abogado en la reclamación, “por lo que tienen garantizado que tendrán que abonar honorarios por causas no imputables a los mismos, sino a las entidades financieras”.  

En este punto, Giménez recuerda que sólo se impondrá la condena en costas al banco cuando el consumidor rechace el cálculo de la cantidad a devolver o decline la devolución del efectivo y decida acudir a la vía judicial, siempre que la sentencia sea más favorable que la oferta recibida. En los demás casos, la abogada recuerda que el banco no será condenado en costas, “ni tan siquiera, aunque haya habido mala fe, puesto que se resta a los Jueces dicha facultad prevista en nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil. Por esta razón, si el consumidor decide interponer la demanda judicial, sin haber acudido a la reclamación previa, y la entidad, quien no le ha informado de nada (obligación prevista en el Decreto), se allana, no habrá condena en costas, debiendo sufragar el consumidor los honorarios de su Abogado y Procurador”, señala Giménez.

- Ausencia de sanción alguna al banco: Carmen Giménez echa de menos la falta de sanciones a los bancos por si incumplen lo regulado, como la implantación del sistema de reclamación en el plazo de un mes o la falta de respuesta dentro del plazo de tres meses desde que el consumidor realiza su reclamación.  

- Las cantidades ofrecidas pueden no ser correctas: desde la firma reclamador.es aseguran que los clientes no tendrán garantías de que las cantidades ofrecidas por el banco sean en realidad las correctas.

- El Real Decreto Ley olvida a los autónomos y pequeños empresarios: el abogado Eugenio Ribón Seisdedos asegura en un artículo publicado en el diario Público que a estos colectivos también se les engañó. Tampoco están incluidos las Comunidades de Propietarios y las Organizaciones sin ánimo de lucro.