Información sobre vivienda y economía

El Supremo reduce la factura fiscal del AJD de la novación hipotecaria: cómo reclamarlo

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La Sala de Lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha fijado doctrina sobre la aplicación del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) en escrituras públicas que documentan una novación de una hipoteca, donde además de cláusulas que afecten al tipo de interés o al plazo del préstamo, se incluyen otras cláusulas financieras, sin que afecte a la responsabilidad hipotecaria.

Para que la novación hipotecaria tribute en el AJD, es necesario que se den dos requisitos. El primero es que la escritura tenga por objeto una cantidad o cosa valuable. El segundo, que contenga actos o contratos inscribibles en el Registro de la Propiedad, Registro Mercantil, Registro de la Propiedad Industrial o Registro de Bienes Muebles, tal y como recuerda José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico.

Pero la buena noticia es que hay novaciones exentas del pago del impuesto: es en el caso de que se refieran al tipo de interés inicialmente pactado o vigente y al plazo del préstamo.

La controversia sobre el pago del AJD en la novación hipotecaria

En los últimos años, se ha discutido mucho sobre si era justo pagar este impuesto, en los casos en los que la responsabilidad hipotecaria no se había modificado con motivo de la novación. “Muchos contribuyentes que no habían variado la responsabilidad hipotecaria al llevar a cabo la novación, se veían obligados a tributar en el AJD, otra vez, por el mismo importe que ya abonaron al constituir el préstamo. Por eso lo que se reclamaba era que si tocaba pagar el AJD se tributara por el contenido económico de las cláusulas modificadas, y no por la total responsabilidad hipotecaria”, subraya José María Salcedo.

La sentencia del Supremo viene a decir que si la novación o modificación del préstamo tiene un contenido económico (por ejemplo, la ampliación del periodo de carencia o la TAE), hay que pagar el impuesto, siendo la base imponible, no la totalidad de responsabilidad hipotecaria, como lo era antes, sino el contenido económico de las cláusulas financieras modificadas. Y ello porque es en estas cláusulas donde se manifiesta la capacidad económica (que es un principio constitucional), susceptible de ser gravada por el impuesto. Es decir, la base imponible se aplicará sobre el contenido económico de las cláusulas financieras valuables que delimitan la capacidad económica susceptible de imposición.

Cómo deben actuar los contribuyentes

Con esta sentencia los contribuyentes afectados por haber pagado el AJD indebidamente pueden solicitar la rectificación y devolución de ingresos indebidos. Pero solo en aquellos casos de haber pagado el tributo en los últimos cuatro años por la formalización de una novación hipotecaria. Y es que es un tributo que se autoliquida por los propios contribuyentes.

“Los contribuyentes que consideren que las cláusulas financieras modificadas no tenían contenido económico, pueden solicitar la no sujeción al AJD y la devolución de todo el impuesto pagado. En caso de que no sea así, y toque tributar, podrán solicitar que la base imponible sea, tan sólo, el contenido económico de dichas cláusulas financieras, y no el total de la responsabilidad hipotecaria”, sentencia José María Salcedo.