Información sobre vivienda y economía

Cómo interpretar el recibo de la luz

Freepik
Freepik
Autor: Redacción

¿Entiendes el recibo de la luz? ¿Sabes a qué corresponde cada cosa? Si la respuesta es no, bienvenido al club, no estás solo. Somos muchos a los que nos suena a chino pero hoy vamos a intentar aclarar los términos de ese recibo que en los meses de invierno te pega algún que otro susto. Antonio Hernández, socio de la consultora EY, destripa el recibo de la luz: esto es todo lo que tienes que saber.

Cuáles son los conceptos que incluye la factura de la luz y qué es cada uno de ellos

El recibo de la luz cubre cuatro conceptos.

  1. Coste de la producción de la electricidad, es decir, lo que cuesta que se genere la energía que consumimos a partir de diversas tecnologías, como los ciclos combinados de gas, la energía solar o eólica, la hidráulica o la nuclear. Este concepto suele ser inferior al 30% de la factura.
  2. Los peajes de acceso: es lo que cuesta cada año amortizar las infraestructuras que permiten que la electricidad llegue a nuestras casas desde donde se genera. Aquí se incluyen las redes de transporte de alta tensión, las de media y baja tensión. Este concepto supone en torno al 20% del recibo.
  3. Cargos, que incluyen por ejemplo lo que pagamos por la apuesta que hizo nuestro país por las energías renovables hace unos años y que ahora ha dado sus frutos o la financiación del déficit que acumuló el sistema eléctrico en el pasado. Supone en torno al 30% de la factura.
  4. Los impuestos, como el IVA y el impuesto sobre la electricidad, que recae sobre la electricidad consumida, suponen en torno al 20% del recibo.

¿Quién regula lo que pagamos?

El cálculo de lo que pagamos lo regula la administración y el organismo regulador (la Comisión Nacional de Mercados y Competencia -CNMC), cumpliendo, en su caso, las directrices de la Unión Europea. El concepto de la energía consumida se calcula en función de la potencia que tenemos contratada y de nuestro consumo, y aquí cabe distinguir dos opciones: mercado regulado o libre.

¿Qué es el mercado libre y qué es el regulado?

Si estamos en el mercado regulado pagamos el precio que se determina por la interacción de la demanda y la oferta en el mercado de electricidad. El mercado de electricidad es el mercado al que acuden todos los productores de electricidad (oferta) con sus diferentes precios, en función de las diversas tecnologías de generación de electricidad, así como todos los consumidores (demanda). Cuando se llega al equilibrio entre la oferta y la demanda se fijan los precios. Esta fijación se produce cada hora. Por eso, en horas de mucha demanda (horas pico) los precios suben, ya que es necesario utilizar la oferta de los productores que utilizan tecnologías con costes variables más elevados. Y en horas de menor demanda (horas valle) los precios son más bajos, porque la demanda se satisface con una oferta que utiliza tecnologías con menores costes variables y es más barata de producir.

De este modo, si estamos en el mercado regulado se nos aplica el precio que cada hora determina el mercado, por lo que es importante que como consumidores seamos más activos y consumamos en la medida de lo posible en horas valle, con el fin de aprovechar los mejores precios.

Por el contrario, en el mercado libre pagamos lo que hayamos acordado con el comercializador, que nos puede ofrecer un precio fijo para evitar los vaivenes del mercado, así como opciones de precios más bajos en determinadas horas.

¿Cómo se calculan los peajes de acceso y los cargos?

Se calculan en función de unas metodologías que permiten cada año financiar los gastos del sistema eléctrico. Dado que esos gastos se reparten entre todos los consumidores, en momentos de caída de la demanda se produce un aumento unitario de los mismos en función del tipo de consumidor. Por último, los impuestos se calculan multiplicando nuestra factura por los tipos impositivos de cada uno, de modo que cuanto más consumimos, más impuestos pagamos.

¿Qué conceptos están fijados por la Administración?

Los únicos conceptos que no fija la administración o el regulador son los precios de la generación, que dependen del mercado.

¿Por qué varían los precios de la luz en algunos meses?

Los precios de la luz pueden subir en función de los costes de la generación. España tiene un mix de generación muy rico y variado, ya que la electricidad se produce a partir de diferentes tecnologías y fuentes de energía: principalmente, hidráulica, nuclear, solar, eólica, y ciclos combinados de gas. En momentos de mucha demanda de energía (por ejemplo, ante una ola de frío) que suba el precio del gas en los mercados internacionales o no haya viento o esté nublado o los embalses estén más secos, el precio de la electricidad subirá. Por el contrario, en días de mucho viento o mayor radiación solar, caerá el precio de la electricidad.

Como España es un país que no tiene prácticamente hidrocarburos (gas y petróleo) y, sin embargo, es abundante en sol y viento, se ha hecho una apuesta para que el peso de las renovables en nuestro mix energético vaya aumentando progresivamente, reduciendo nuestra dependencia energética del exterior a la vez que contribuyendo a nuestro objetivo de reducción de emisiones y lucha contra el cambio climático.

¿Por qué varían los importes de la factura con consumos idénticos?

Depende de dos cosas principalmente, de la potencia contratada y de si el contrato elegido es regulado o libre. A mayor potencia contratada mayor pago.

A mayor potencia contratada, ¿mayor importe en la factura?

Sí, por eso es importante calcular bien la potencia que se necesita y no contratar por encima. También es relevante que el consumidor sea cada vez más activo y haga un uso más racional de la electricidad, consumiendo cuando ésta es más barata (periodos valle). En la nueva metodología de cargos, aprobada el 18 de marzo pasado, se prima esta mayor racionalidad de los consumidores.

¿Qué es un contador inteligente?

Se trata de un contador que te permite ver, hora a hora, lo que estás consumiendo y decidir en qué momento del día conectas, por ejemplo, tus electrodomésticos.

Este tipo de contadores están en línea con tendencias al alza, como “la casa conectada”, el internet de las cosas o el autoconsumo eléctrico: placas solares, etc. El dispositivo te permite gestionar de una forma mucho más eficiente tu consumo eléctrico, así como, en su caso, los consumos vertidos a la red (en el caso de aquellos consumidores que son productores mediante placas solares). En definitiva, se trata de dispositivos que permiten a los consumidores y a los pequeños productores gestionar de forma mucho más inteligente su consumo y su producción eléctricos.

¿Cómo puedes abaratar el recibo de la luz? Consejos prácticos

La nueva regulación de los cargos y peajes del sistema primarán al consumidor inteligente: aquel que realiza el grueso de su consumo en las horas en las que la energía vale menos.

Para ello, y para abaratar dicho consumo, es necesario racionalizar el uso que hacemos de la energía y ver en qué horas su coste es más reducido. Se trata, en definitiva, de buscar las mejores tarifas en función del uso individual que hagamos de la energía. Además, también ayuda a rebajar el consumo apostar por electrodomésticos menor consumo, como son los triple A. Son los más eficientes.