Información sobre vivienda y economía

Éstas son las razones que han derrumbado las bolsas mundiales (y lo podrían seguir haciendo)

Gtres
Gtres

Los parqués mundiales vivieron ayer un lunes negro, arrastrados por la ralentización de la economía china, la poca credibilidad que dan los expertos a las cifras oficiales del gigante asiático y la escasa confianza que tienen en que las autoridades puedan frenar la fuga de capitales. El cóctel explosivo lo completan las nuevas elecciones en Grecia, los mínimos de seis años de las materias primas y la posibilidad de que EEUU pronto suba los tipos de interés.

La corrección de las bolsas mundiales tenía que llegar tarde o temprano… Pero lo que no se esperaba era un castigo tan severo y generalizado. Como sucedió hace años con los primeros rescates europeos y las dudas sobre la sostenibilidad de España e Italia, los inversores internacionales han apretado el botón de pánico y han desatado una oleada de ventas en las plazas de todo el mundo: desde Asia hasta Estados Unidos, pasando por Europa.

Ayer, después de que el índice de referencia chino firmara su peor sesión en ocho años, el Ibex cayó un 5% (algo que no sucedía desde agosto de 2012) y vio cómo su capitalización se reducía casi en 30.000 millones de euros. Una reacción que también se produjo en las plazas europeas y estadounidenses: el Dax alemán y el Ftse británico retrocedieron un 4,7%; y el Cac francés, un 5,3%. Algo más suaves fueron los descensos de Wall Street, que no alcanzaron el 4% al cierre aunque llegaron a superar el 5% a lo largo de la jornada.

El encargado de hacer explotar la bomba de relojería ha sido China, la segunda potencia económica mundial (y responsable del 70% del crecimiento global) y uno de los mayores consumidores de materias primas del planeta.

“Una serie de factores viene minando la confianza de los inversores desde hace semanas y juega en contra de los mercados. Uno de ellos es la ralentización de la economía china, algo que es un hecho aunque se desconoce realmente a qué ritmo se está produciendo dada la opacidad del régimen y la falta de credibilidad de sus estadísticas. Todo ello está depreciando su divisa (el yuan) y ha provocado la huida de capitales del país por temor a que continúe perdiendo valor”, explica Link Securities.

Los mercados no se fían del gigante asiático. Y es que, a pesar de que el Gobierno local sigue insistiendo en que el país crecerá a cotas cercanas al 7%, hay varios datos privados que despistan a los expertos. Por ejemplo, las importaciones se han desplomado un 17% en el primer semestre, mientras que los índices del sector manufacturero muestran los datos más débiles desde 2009.  De ahí que cada vez más analistas crean que el PIB chino registrará un crecimiento mucho más moderado de lo que dice Pekín.

“Las caídas responden a la corrección de una situación de sobreprecios ante una economía que desacelera más rápido de lo que transmiten las cifras oficiales en un contexto de triple burbuja (crédito-inmobiliaria-bolsas)”, explica Bankinter en un informe, mientras que Link Securities también resalta la pérdida de confianza en la capacidad de las autoridades locales para reconducir la situación. China ya ha tomado algunas medidas (devaluar el yuan, permitir que los fondos de pensiones inviertan en bolsa…), pero hasta ahora ninguna de ellas ha tenido el efecto esperado.

De momento, la crisis financiera de China está provocando un impacto superior al que vivió la bolsa americana durante el pinchazo de la burbuja puntocom y, según The Economist, protagoniza la cuarta mayor caída de una bolsa mundial en el último siglo.

Impacto de las crisis financieras del último siglo en las principales bolsas mundiales

Impacto de las crisis financieras del último siglo en las principales bolsas mundiales

Impacto de las crisis financieras del último siglo en las principales bolsas mundiales. The Economist.

Como consecuencia, y según la última encuesta de Bank of America Merrill Lynch, una posible recesión del país se ha convertido en el mayor riesgo de los mercados globales para los gestores de fondos internacionales.

Por si el parón chino no fuera suficiente, sobre la mesa hay otros focos que también preocupan a los inversores:

“La depreciación de muchas divisas de países emergentes (vinculada a las devaluaciones del yuan que ha realizado China), cuyo impacto aún es difícil de evaluar; la debilidad de economías como Brasil, Rusia o México por la caída de los precios de las materias primas de las que son productores (el cobre y el petróleo están en mínimos de seis años); la inestabilidad política en Oriente Medio, el Norte de África o Turquía; las elecciones convocadas en Grecia en septiembre y el temor de que pronto acabe el apoyo de los bancos centrales a los mercados, sobre todo la Reserva Federal de Estados Unidos, que podría subir los tipos de interés muy pronto”, añade Link Securities.

Tampoco podemos olvidar que estamos en agosto, lo que significa que el volumen de negociación de los mercados es más reducido de lo habitual y, por tanto, que hay una mayor volatilidad (en momentos puntuales de la sesión de ayer alcanzó máximos anuales).

¿Significa esto que van a continuar las caídas? De momento, los expertos siguen pensando que las dudas y los descensos serán los protagonistas en las próximas semanas, aunque no descartan alguna sesión de subidas que rompa la racha de castigos generalizados. Hoy, al menos, Europa rebota y recupera parte del terreno perdido en los días previos.

En cualquier caso, el aspecto técnico de algunos parqués invita a pensar que las turbulencias serán las que manden en el mercado internacional. El Ibex ya acumula pérdidas en lo que llevamos de año, se sitúa por debajo de la barrera psicológica de los 10.000 puntos (ayer cerró en 9.756,6 enteros) y no tiene ningún soporte hasta los 9.370 puntos, mientras que el Dax alemán ha retrocedido un 20% desde sus máximos de 2015, lo que significa que ha entrado en lo que se denomina mercado bajista.  El S&P americano, por su parte, ha perdido la barrera de los 2.000 enteros, mientras el petróleo cae por debajo de 40 dólares el barril.

“La corrección por ahora dista mucho de haberse terminado. Únicamente una intervención más agresiva de las autoridades chinas en los mercados, que logre tranquilizar a los inversores, y la publicación en Europa y EEUU en las próximas semanas de positivas cifras macro que confirmen que la recuperación del crecimiento de estas economías sigue en marcha podría servir para calmar a los mercados”, añade Link Securities.  

De momento, China ha anunciado hoy mismo una rebaja de un cuarto de punto de los tipos de interés (los ha dejado en el 4,6%) y también de la ratio de reserva de capital de los bancos. ¿Será suficiente como para frenar los miedos?