Información sobre vivienda y economía

Los depósitos son menos rentables que nunca... y la vivienda se consolida como la gran alternativa

Autor: Redacción

Despegue abortado. La subida que las rentabilidades de los depósitos a más de dos años habían experimentado en marzo hasta el 0,17% desde el 0,09% anterior ha sido flor de un mes. Según los últimos datos del Banco España, en abril el rendimiento medio de estos productos retrocedió hasta el 0,11%. Por lo tanto, la esperada recuperación de las rentabilidades desde niveles mínimos históricos tendrá que esperar.

Más dramático aún es el desplome de los tipos de interés aplicados a los productos entre uno y dos años. En este caso, la rentabilidad media ha caído en abril hasta el 0,07% desde el 0,11% del mes anterior. Es el nivel más bajo del año y de todos los tiempos. Por lo tanto, el ahorro conservador tiene que resignarse a perder poder adquisitivo, ya que el índice de precios de consumo (IPC) se disparó en mayo hasta el 2% interanual, nueve décimas por encima de la tasa registrada en abril.

La principal lectura de los últimos datos es que las entidades que operan en España siguen ajustando a la baja las rentabilidades de unos productos que alcanzan los 771.500 millones de euros en manos de los hogares españoles, cifra que sigue cerca de los máximos históricos. Para muchos de ellos, la inversión en vivienda es en la actual coyuntura una opción más atractiva. Máxime si se tiene en cuenta que los tipos de interés en la eurozona no empezará a subir como pronto hasta la segunda mitad de 2019.

Los expertos creen que los bancos no moverán ficha alguna hasta que el escenario macroeconómico permita prever con cierta seguridad cuando acabará la era de los tipos al 0% en la zona euro. Los últimos datos de crecimiento y de inflación en el área se han situado por debajo de las previsiones de los analistas. Por lo tanto, se enfrían las expectativas de subidas del precio del dinero.

Sin competencia en el lado de los depósitos (los bancos españoles han dejado de competir y sólo un reducido grupo de entidades extranjeras ofrecen tipos superiores a la media), comprar una vivienda para alquilar ofrece rentabilidades mucho más altas en un entorno marcado por la subida de las rentas en todo el territorio nacional.

Según un estudio de idealista, la rentabilidad por inversión en vivienda había crecido en el último año desde el 7,1% hasta el 7,8% al cierre del primer trimestre de 2018. Una cifra que está a años luz del rendimiento bajo mínimos de los depósitos, que multiplica por seis el rendimiento de los títulos del Estado a 10 años y que dobla la rentabilidad por dividendo media de las mayores empresas cotizadas españolas.

Por su parte, los locales comerciales son los que ofrecen los mayores retornos en la mayoría de las capitales españolas. Los alquileres de estos activos reportan rentabilidades brutas del 8,9%, frente al 8% de las oficinas o el 5,6% de los garajes. Los depósitos, cada vez menos competitivos y bajando incluso desde niveles ya testimoniales, amplían el puente de plata a la inversión en activos inmobiliarios.